Tu idea vale una mierda

Hacía tiempo que quería escribir sobre esto, y una reciente “oleada” de emprendedores que manifiestan su miedo por contarte su idea sin un previo acuerdo de confidencialidad, me ha animado a redactar sobre ello.

Bien, tienes una idea, y ¿sabes qué? que no eres el único. Esa misma idea que has pensado la han tenido otros muchos, y me atrevería a decir cientos de ellos. La única diferencia que tienes es que, probablemente, tú no has hecho nada todavía.

Todos tenemos ideas, son muy fáciles de generar (¿sabías que las mejores se hacen en la ducha?). Pero el 99% de la gente no hace nada al respecto. ¿Quieres ser de ese otro 1%? Pues encuentra el tiempo, crea el tiempo para salir de tu rutina, quizá de tu trabajo, o despertarte más pronto, o quizá quedarte hasta altas horas de la noche, aprendiendo, entrenándote, mejorando … ¡ejecutando! Porque la diferencia entre una idea y otra es la ejecución. En el título no he dicho que tu idea no sea buena, he dicho que no vale una mierda, porque si es sólo una idea, es que no has ejecutado nada todavía.

Sensación de plenitud

¿Sabés por qué no ejecuta la gente? La gente que tiene ideas suele ser vaga, son sólo “creadores de ideas” y las intentan vender a ejecutores reales, o asociarse con ellos. Pero creo que es más una falsa de sensación de plenitud. Muchos vienen con ideas a lo “esto va a ser un boom, ¡el nuevo Facebook!”, pero no importa, porque son simplemente ideas. Y suelen irritarse fácilmente (porque sólo tienen la idea). Suelen contarla y reciben de sus amigos el típico “si, tu idea mola”, y con eso alimentan su sentimiento de logro, de plenitud, aunque realmente no han hecho nada todavía. Son personas que no suelen mojarse con el trabajo sucio, con el verdadero marrón de ejecutar una idea. Prefieren ser “ideólogos”.

Si quieres empezar algo de verdad, pónte a trabajar ya mismo. Eso te hará diferente del 99%. Eso te hará llevarla a un posible éxito. Pero sobre todo, cuenta la idea, compartela con los demás, porque tu no tienes la razón. Son todos los que usarán esa idea (cuando esté hecha) los que serán tus clientes. ¿Que tienes miedo a compartir tu super-brillante idea?

Nunca firmo un acuerdo de confidencialidad

Me niego rotundamente a firmar un acuerdo de confidencialidad (o NDA). Nunca lo he hecho para poder “desbloquear” el escuchar una idea. Algunas de las razones podrían ser:

  • Básicamente un NDA es una forma de decir por escrito que no te fías de mi.

  • Si haces firmar un NDA es que realmente no es tan buena esa idea. Quiere decir que estás desesperado por encontrar a alguien que te ayude a ejecutar esa idea, ya que tu no has hecho nada al respecto todavía.

  • Me haces gastar dinero (o recursos) en tener que validar un documento (normalmente largo y tedioso de lectura)

  • Me haces firmar un acuerdo que voy a incumplir a los 5 segundos, porque las ideas crecen cuanto más hablas de ellas, las compartes, te nutres de los demás y las mejoras (y luego las ejecutas, claro). Lo siento, no me puedo quedar callado. Prefiero no saber la fórmula de la Coca-Cola.

  • ¿Te crees de verdad que voy a dejar todo lo que estoy haciendo en mi vida para concentrar mis recursos, tiempo y dinero en tu idea?

  • ¿Haces firmar un NDA a tu pareja cuando le cuentas tu super-idea? ¿Y por qué a mi, que voy a (supuestamente) invertir mucho más tiempo y dinero que tu pareja?

Dinfunde tu idea

Los que creen que tienen que guardar su idea como oro en paño el máximo tiempo posible se equivocan. Ese no es su verdadero reto. El reto de tener una idea es que la gente te conozca, sepa lo que estás haciendo. Oigan de ti. Inviertan unos pocos segundos en conocerte a ti y a tu idea. No he conocido caso de alguien que no haya difundido su idea y no haya obtenido un precioso feedback que mejore y potencie su idea de alguna forma.

“¡Eh! que yo tenía en mente Facebook antes de que apareciera y me lo robaron, estoy seguro…”

Si, y a mi me pasó con Twitter, Youtube y Snapchat. Pero ellos ejecutaron mucho antes (y mucho mejor) que yo. Lo mio fueron sólo papeles encima de la mesa. Tu mismo eres el principal bloqueo a tu propia idea si no haces nada más que guardártela o hacer firmar acuerdos de confidencialidad.

Si no la difundes, no encontrarás nunca el verdadero valor que la hace única. Nunca lograrás saber quien es capaz de comprarla.

Ejecuta ya. Grita tu idea. Crea un MVP … bueno, de ésto último hablaré en otro artículo.

P.D. 1: El objetivo del artículo no es motivar a nadie a que no proteja su idea, sino motivar a invertir el tiempo más en ejecutar, que en guardar celosamente su idea.

P.D. 2: Me dirijo a aquellas personas que tienen una idea y quieren ser emprendedores. Obviamente, esto no encaja en el mundo de agencias y empresas que dan servicios de estrategia e ideación de producto.

P.D. 3: Todos, absolutamente, TODOS los casos que me he encontrado en mi vida de gente que me pedía firmar un acuerdo de confidencialidad antes de contarme su idea, al cabo de los años me he dado cuenta que siguen teniendo eso: sólo la idea. ¿Curioso, no?

9 Likes

Un NDA vale tanto como el trabajo de montaje tiene lo que te cuentan detrás. Es decir, una persona que te cuenta una idea que se le ha ocurrido, superúnica y que te va a hacer de oro y el único problema es que no sabe como ejecutarla, no vale NADA y por tanto el NDA tampoco. Los NDA protegen cosas concretas, no pueden proteger categorías de ideas o chispas. Por ese motivo yo he tomado la posición contraria. Firmo el NDA para que veas lo poco que me preocupa que esto proteja nada porque si no lo has montado ya…no protege nada.

Mi opinión sobre las ideas es que precisamente las buenas son aquellas que las ha tenido mucha gente, millones de personas…y nadie lo ha ejecutado aún. Estas son las que tienen millones de clientes y por tanto son ganadoras.

Así que busca una idea que tenga mucha gente, que poca o ninguna persona haya ejecutado y tu hayas encontrado como ejecutarla y hazlo en un MVP…luego haz que la gente firme NDAs. :wink:

1 Like

Totalmente de acuerdo! Las ideas tiene su ciclo de vida para convertirse en un primer concepto de negocio, después en un primer MVP y, después de muchas horas de trabajo, cambios de rumbo y reflexiones con la almohada, quizás tienes un primer negocio que sea técnica y económicamente viable.

No quiero ser yo el que diga que una idea no vale nada, pero la realidad es que sólo suele ser el punto de inicio y muerte de mucho “pre-emprendedor”; ya sea por pereza, por la falta de tiempo o por desconocimiento respecto a los pasos a seguir,… la mayoría de las ideas mueren después de una o dos semanas.

La brecha entre una idea y un primer concepto de negocio es enorme porque requiere muchas horas de trabajo, sobre todo asumir el riesgo de que quizás tú idea es sólo una idea sin ningún futuro.

Alex. Desde mi propia experiencia personal y convicción estoy totalmente de acuerdo contigo.

Eso se dice mucho en estrategia: ¿qué es más importante?¿la estrategia o la ejecución? Una estrategia sin ejecución no sirve para nada.

Yo tuve una red social muy parecida a Facebook, incluso mejor, que luego acabó parecida a Twitter. Y tenía sólo unos 200 caracteres ¡porque no me cabían más! o dicho de otra manera, los limitamos por necesidad. Y FB y Tw triunfaron y yo no, pero no porque me copiaran la idea. E ideas como esas, iguales, hubo muchísimas que se pusieron en marcha, pero sólo una triunfó. Y pasa con todo.

Es más, si difundes la idea es posible que coincidas con algiuen para hacerlo junto, o que te echen una mano.

Por cierto, NDA sí que es conveniente firmar, pero en otro tipo de cosas. Típicamente contratos cliente proveedor, que la intención es otra.