¿Se considera el impacto en el entorno?

Uno de mis recorridos de paseo habituales incluye la zona del barrio del Poblenou (Barcelona) conocida como el “22@”.

El “Districte 22@” se propuso como un intento (a inicios de este siglo) de hacer que antiguas naves industriales se convirtieran en un polo económico centrado en las nuevas tecnologías. Lo que parecía una panacea para ocupar espacios industriales en desuso o activar un sector económico en alza no parece haber resultado en ser un Silicon Valley mediterráneo. Actualmente, se oyen voces de empresas en cuya sede ya no hay tanta gente debido al teletrabajo iniciado en el confinamiento por la Covid-19. Esto afecta a negocios como restaurantes, gimnasios y tiendas, que ven cómo posibles clientes (los “trabajadores tecnológicos”) ya no pasan por delante de sus puertas.

Uno de los impactos que tuvo el proyecto es la gentrificación, proceso por el cual áreas en las que viven gente de clase trabajadora se convierten en lugares para personas con alto poder adquisitivo. Esto conlleva la expulsión de muchos habitantes de estas zonas por la imposibilidad de adquirir o alquilar una vivienda. En la mayoría de casos, se rompe el relevo generacional de familias de los barrios así como la complicidad que las redes relacionales establecidas provocan.

Y parece que la no consideración de impacto en el entorno va para lejos. Actualmente, se está construyendo un lugar llamado “The student hotel”.

Al parecer, un lugar de coworking en el que también se va a poder vivir. Curioso que en su página web indica que es una residencia de estudiantes (al menos las existentes de esta empresa), pero por los carteles informativos del exterior, se entiende que en este nuevo espacio hay algo más. Y no han tardado en salir voces denunciando las consecuencias del proyecto…

¿Hasta qué punto se piensa en el entorno (las administraciones) a la hora de generar proyectos económicos? ¿Hasta qué punto piensan las empresas en los impactos socioeconómicos que tienen en su entorno? ¿Hasta qué punto hay errores de comunicación que impiden explicar qué es lo que una empresa hace o va hacer y en qué puede influir en su entorno físico inmediato?

2 Likes

Hola @Joan_F_Jerez :

Un debate interesante y complicado el de la gentrificación.

Como en casi todos los temas complejos, creo q es oportuno analizar diferentes aspectos. El uso alternativo de espacios deprimidos - tradicionalmente por artistas o emprendedores - creo q es bueno. Lo que se ha dejado de valorar o de atender, alguien decide que aún tiene vida y lo saca adelante! Perfecto! Luego viene el oportunismo y la mala política, en muchos casos. Y ya conocemos el resultado! :frowning:

Yo creo que lo que falta es involucrar en el proceso de transformación a esos residentes y familias con arraigo. Sus propiedades deberían de revalorizarse y muchos de ellos deberían tener acceso a nuevas oportunidades de trabajo. Pero tb está claro que si “el status” del barrio sube - y con ello el coste de vivir allí - siempre será difícil que todo el mundo pueda subirse al tren de esa transformación.

Dicho eso, yo veo dos estrategias que podrían ayudar, y ambas empiezan por pagar el justo valor de las propiedades que esos ciudadanos poseen (con su participación en la transformación / revalorización). La primera sería que no todo el barrio se transformara radicalmente, sino que hubiera un centro neurálgico y una zona radial más sencilla… digamos que la transformación sobre el terreno fuera gradual, y el que quiera quedarse en el barrio, pudiera hacerlo. La segunda es que si el precio q se paga por los inmuebles es justo, habría gente q no tendría problema en mudarse a otro barrio.

Dejo sin resolver el tema de los alquileres. También complicado. Pero ahí no veo tanto arraigo, salvo para los alquileres de larga duración, y creo que sería ya un tema de los servicios sociales.

Un saludo

Jose

2 Likes