¿Qué proyectos suelen conseguir un encaje en el mercado con más solvencia y rapidez?

  • Unipersonal: yo me lo guiso, yo me lo como
  • 2-3 miembros (especialistas, sin experiencia emprendedora)
  • 2-3 miembros (especialistas, con experiencia emprendedora)
  • Colaborativa: de 4-5 miembros en adelante

0 votantes

¿Mejor solo que mal acompañado?

Desde que dedico parte de mi tiempo a labores de mentoría y ayuda o acompañamiento a startups (tanto gratuita como pagada), me ha dado por analizar las trayectorias de muchos proyectos emprendedores que me pasan por delante dando un pasito hacia atrás hacia el momento del ‘salto’, para ver cómo se gestaron en cuanto a número de miembros.

Me he encontrado con gente muy autosuficiente a la hora de poner en marcha un nuevo proyecto, validar rápidamente la idea y tener un Mínimo Producto Viable en cuestión de días. Por lo general son especialistas en ‘bootstrapping’ y utilizan metodologías lean, no tienen apego a las ideas, y no tienen problema en priorizarlas y ponerse enseguida en acción para validarlas.

Con 3-4 herramientas sin código, o incluso con un pequeño falso test y conocimiento en medios de pago, te montan un proyecto en un pis-pas y lo validan a la velocidad del rayo. Si promete escalar, bien. Si no, la inversión ha sido mínima y a otra cosa mariposa.

¡Los he conocido con capacidad para montar un MVP o dos cada mes! (y algunos más :astonished:)

Luego están los equipos de ‘idea innovadora’, como yo los llamo. Responden al perfil de técnicos o especialistas en su ramo, que han ‘roneado’ con la idea de emprender y que, hasta que no encuentran 1 ó 2 compañeros de viaje que ellos consideran adecuados (eso lo demuestra el tiempo), no mueven un dedo. Entre estos los hay con muchas capacidades, ilusión, conocimiento y permeabilidad a buscar consejo y dejarse asesorar. Estos tienen más posibilidades de éxito (dentro de la estadística global de 9 fracasos- 1 éxito)

Y con perfil similar están los que lo intentan, saltando al vacío, sin pedir ayuda y con la idea de aprender en el camino, vía ensayo-error.

Estos, por lo general, son de esa clase que todos conocemos que tardan en validar su idea, si lo consiguen, muchos meses o hasta años, con el desenlace que nos podemos imaginar.

No dejan su trabajo ni se implican más en el proyecto hasta que no tienen ‘seguridades’ de que la cosa puede ir para adelante. Quizá lleguen a un buen mínimo producto viable, e incluso algunos a un Product Market Fit (o encaje con el mercado) incipiente.

Pero casi siempre han tardado mucho, se han diluido más de lo deseable, han quemado pasta, aunque poca, y no son capaces de conseguirla cuando de verdad la necesitan, que es en ese momento… Se atascan, y normalmente alguien mejor los pasa por la derecha.

Por último, los proyectos colaborativos: una idea inicial, muchos opinando, nadie lidera de verdad, y al final se suben al barco 4-6-8 personas. Salvo excepciones, saben menos de esto de emprender que nadie, pero tienen buena voluntad.

Se implican lo justo y necesario, porque les entretiene y les hace sentir que están construyendo algo. Estos sí que se eternizan, y muy pocos llegan a tener un MVP que de verdad permita validar que hay gente dispuesta a pagar por su solución o que el mercado tenga target suficiente.

¡Cuantas buenas ideas se habrán perdido por este camino! Porque estos por lo general no son de compartirlas para hacerlas crecer, son de guardárselas en el grupeto inicial y que si mueren, mueran con ellos.

Si se te ocurre alguna tipología más en este orden ‘numérico’ de fundadores, por favor, coméntalo, estaré encantado de hablar sobre ello!! Y si hace falta, la incluimos en la encuesta superior!

2 Likes

Creo que necesito un traductor para entender este artículo…

2 Likes

Un caso bastante habitual es el Solo-emprendedor que sube al carro de su idea a otro amigo o compañero de trabajo para sentirse menos solo durante el arranque. Este segundo emprendedor suele tener un rol secundario en las fases iniciales y suele desaparecer del deck en rondas early-stage.

4 Likes

También los hay, sí. Pero son viajeros ocasionales, se suben en una estación y se bajan en la siguiente. Como tú dices, no llegan habitualmente a ser parte de la incipiente compañía…

Entonces @JoseAlbertoG , ¿entiendo que a ti te parece que el perfil que puede generar un MVP más solvente es el unipersonal?

1 Like

No, Hana. Como digo ese perfil es el de súper especialistas, no son muchos, pero es que están muy preparados y lo hacen con foco y método. Por lo general ya han triunfado con algún proyecto anterior y han intentado decenas y lo siguen intentando.
Yo creo que el equipo de 3, con experiencia anterior es la mejor fórmula. ¿Porqué no dos o cuatro? Por una tontería como evitar los empates en las decisiones operativas o importantes :wink:

@JoseAlbertoG Me he acordado ahora de los pisos compartidos cuando era estudiante. 3 era el número perfecto porque dos era casi una pareja, 4 podía dar lugar a empate y 5 eran demasiados para tomar decisiones y al final nadie lavaba los platos. El problema de que sean 3 es que al final se puede quedar la cosa en 2+1…

El problema de que sean muchos es que, sin quererlo, todo se diluye.

Si estás solo, no funcionará. Nunca. No lo sabes todo, ni te puedes encargar de todo (a nivel directivo y de decisiones). Ni qué decir que es mucho más divertido hablar con alguien que contigo mismo.

Con 2 personas tendrás siempre el problema de qué decisión se toma cuando hay discordancia, y también puede pasar con 4 personas.

5 o más personas, es peligrosísimo para un equipo fundador y núcleo directivo de la empresa. Aunque no te des cuenta, caerá drásticamente el nivel de responsabilidad individual para con la empresa.

1 Like

3, un especialista del sector, otro en tecnología y el ventas

2 Likes

Y que tal el formato de un impulsor con un proyecto claro a tiempo completo, ocho expertos en cada una de las áreas que se quieren desarrollar, como socios minoritarios ( todos empresarios menos dos) y la implicación de la mayoría al 40% (tienen otro trabajo que suma al proyecto común, lo beneficia). Reuniones una vez a la semana para que todo el equipo conozca siempre lo que se está haciendo. Dos equipos, uno de operaciones y otro estratégico. Reuniones de los equipos por proyectos y puesta en trello y en común en la reunión semanal. Equipo de cinco en toma de decisiones.
Creo que:

  • se puede ir rápido siendo uno solo o con un equipo, depende del espíritu del emprendedor.
  • un buen pacto de socios es esencial
    -es importante que todos los miembros tengan un objetivo y un lugar claro y medible en resultados para mantener la implicación.
    -y. Esencial: “Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho”. El principito.
    -La diferencia de emprender solo a emprender con un equipo sean 3, 5 o 9 en mi caso, ha sido que he tenido que trabajar la humildad y a cambio he crecido y aprendido mucho. Tienes que aprender a escuchar y aceptar variaciones en tu forma de trabajar( porque son buenas aunque no sean tuyas). Mantener la motivación con el ejemplo ( esa que te viene de serie) y rodearte de excelencia y conocimiento, porque tú puedes ser muy bueno en algo pero tú equipo tiene que ser mejor que tú en todo lo demás. Cuando un equipo se respeta porque sabe que juntos podemos llegar lejos y que donde uno falla otro está detrás muy bien prearado, da mucha fuerza.
    Se que pensaréis que es una locura tanta gente, pero tengo confianza y el tiempo dirá si hay muchos cambios o no. y prometo ir contando la experiencia porque todo es siempre un aprendizaje por si sirve de algo.
    Ej: Mes cinco, caen dos antes de firmar, mes seis, firmamos todos, mes siete, se ha caído una pata pero como todos conocemos su trabajo somos capaces de seguir su ruta y decidimos si entra otro en su lugar o contratamos … Y así
    O igual ya hay casos así y resultados que pueda conocer para adelantarme a lo que puede pasar.
    Mientras tanto, seguimos remando.

Disculpa, @Chabelabl, que no he podido responder antes. Me gusta tu planteamiento porque demuestra ideas claras y determinación, lo cual es un ‘must’ a la hora de emprender.

Pero hay otro conjunto de factores determinantes también en el éxito o fracaso de un emprendimiento. Personalmente, además del modelo de negocio que solucione un problema real y el encaje en el mercado producto/servicio objeto de la actividad, considero que el número de socios y su elección es uno de los más críticos. Seguido muy de cerca de la selección del resto de equipo/primeros trabajadores.

Nadie dice que un equipo fundador como el que planteas no pueda funcionar, seguro que ejemplos hay, pero serán rara avis. No hay que irse muy lejos de los medios, Linkedin, prensa especializada…etc. Cuesta muy mucho ver un equipo como el que planteas triunfando, o que ya lo haya hecho, por encima de los 4-5 miembros. No sabría decirte cual es la diferencia entre 4-5 y 8-9, pero ha de existir, porque la estadística es abrumadora.
En cualquier caso, si estáis cómodos, sigue remando porque de momento navegáis!!! Suerte!

Si, creo que tendremos que poner todos de nuestra parte y lo importante será seguir Unidos cuando se planteen situaciones difíciles y tengamos que mantener la presión. De momento como tenemos retos, el trabajo es ilusionante. Dios dirá. Muchas gracias

1 Like