Qué hace falta para pasar de la inspiración a la acción

Sí. La inspiración mola.

Nos llena de sensaciones positivas, confianza y nos dibuja una enorme sonrisa en la cara.

La inspiración es como una taza de chocolate calentito en frente de una chimenea cuando fuera se ha instalado una borrasca intensita.

Bueno, este ejemplo, con el calor que hace, igual no es el mejor así que lo voy a adaptar a esta estación:

La inspiración es como esa cerveza helada que te espera en el chiringuito después de haberlo dado todo en un partido de voleyplaya.

Así es la inspiración.

Pero yo siempre he dicho que la inspiración sin acción no sirve de nada, así que me ha parecido una buena idea abrir esta conversación y, además, incluirla en la sección de desarrollo personal, porque considero que justo en ese momento en el que decides pasar a la acción, estás creciendo.

Y antes de valorar qué hace falta para pasar de la inspiración a la acción, me detengo a reflexionar previamente por qué nos cuesta tanto pasar a la acción… en especial a las mujeres.

Y me vais a permitir la generalización; soy totalmente consciente de que no todas las mujeres responden al perfil que procedo a describir pero, desgraciadamente, muchas sí. Me atrevería a decir que la mayoría.

Ya se ha comentado en otros hilos que una de las principales razones es que a las mujeres nos cuesta más creérnoslo. Nos llenamos de inseguridades y vamos arrastrando el síndrome de impostor como una losa.

Nos falta confianza, aplomo, arrojo.

Y los malditos ¿Y si…?

¿Y si sale mal? ¿Y si me critican? ¿Y si me equivoco? ¿Y si me rechazan? ¿Y si…?

Llevo diez años trabajando con mujeres y lo he visto una y otra vez.

Muchas mujeres con buenas ideas, esperando a ese momento en el que el miedo se esfume y llegue la confianza suficiente que les permita pasar a la acción.

Pero no funciona así.

Porque la confianza no es un requisito previo para pasar a la acción.

Nope.

Resulta que la confianza es un resultado/beneficio colateral de pasar a la acción.

Pero hasta que no lo pruebas no lo descubres.

Otro de los obstáculos es la falta de claridad. Parece que hasta que no tenemos perfectamente definido el camino que vamos a seguir, no damos un paso.

Y esto es como lo de la confianza.

La claridad tampoco es un requisito previo para pasar a la acción.

De hecho, y como yo he vivido un montón de veces, es perfectamente posible avanzar en medio del caos y la incertidumbre.

Y, oh, la claridad te va llegando a medida que vas avanzando y… te vas equivocando.

Que es justo los que siempre solemos evitar.

Otro de los obstáculos a los que nos enfrentamos es que nos cuesta muchísimo pedir ayuda. Las mujeres nos colgamos el cortel de autosuficiencia y del “yo puedo con todo” y tiramos pa’lante con lo que tenemos.

Y cuando nos encontramos con las primeras piedras, en lugar de pedir ayuda, nos quedamos ahí atascadas, pensando que no somos capaces y que quién nos creíamos que éramos.

Y justo ahí nos perdemos precisamente una de las principales palancas que nos permiten a las mujeres convertir la inspiración en una fuerza descomunal sistémica que te catapulta hacia adelante aunque tú no quieras.

Una comunidad. Una red.

Esto también lo he visto una y otra vez a lo largo de mis diez años de experiencia.

Las comunidades bien lideradas que se forman entre mujeres que comparten un objetivo común consiguen un nivel de co-creación incomparable. Y esto se traduce en un nivel apoyo, confianza, vínculo, conexión, sincronización y retroalimentación que es sencillamente brutal y que nunca he visto en una comunidad de hombres.

Así de claro.

Y esta es una de las claves que convierten la inspiración en acción.

¿Y vosotras? ¿Qué experiencia tenéis? ¿La compartís?

7 Likes

No puedo estar mas de acuerdo en todo lo que has dicho @HanaKanjaa

Te iba leyendo y suscribo todo.
La falta de confianza que lleva a la parálisis. No me siento segura así que no lo hago, cuando me sienta segura ya me lanzaré…
El árbol no me deja ver el bosque así que me quedo donde estoy.
Y el voy a mejorar mi productividad (cuando ya están trabajando mil horas y haciendo dos mil cosas a la vez) porque eh, yo puedo con todo SOLA!

Veo a muchas mujeres que solo piden ayuda cuando la ultima gota acaba de rebasar el vaso, cuando están totalmente al borde. Cuando los niveles de estrés están ya afectando a su salud y a su vida personal.

La idea de ya cuidaré de mi, ya haré y ese irse dejando para el final son algo que veo constantemente. Y claro, ese momento para ellas no llega nunca si no lo reclaman desde el principio.

Vamos a ver si podemos ayudar a muchas mujeres a seguir creciendo personal y profesionalmente. Encantada de conocerte!

2 Likes

Me siento identificada con bastantes de las cosas que cuentas. Nunca me había parado a analizar por qué a veces me estanco mirando y remirando datos antes de pasar a la acción pero, si bien yo no lo hubiera calificado de miedo antes de leerte, en el fondo hay un “miedo a meter la pata” considerable. .

También suscribo lo que dices de las comunidades de mujeres. Una comunidad femenina unida es imparable. No competimos entre nosotras, nos ayudamos, apoyamos y reforzamos. No queremos demostrar a las demás que somos mejores que ellas, sólo damos lo mejor de nosotras mismas y compartimos lo que sabemos -y lo que tenemos- con las otras. No hay egos. No hay luchas por ser el líder de la manada, porque no hay líderes ni manadas, sólo compañeras.

Tampoco digo que sea fácil encontrar una comunidad así. Y aquí me vas a perdonar. Una mujer cabrona va a ser 1000 veces más cabrona que un hombre cabrón. Porque es aquella que copia el modelo cabrón masculino mejorado (o empeorado, según se mire), con ciertas cualidades femeninas. Y, aunque haya más mujeres buenas que malas, una mala es capaz de estropear el trabajo de muchas.

A pesar de eso y de que me encantan los hombres -aunque la frase de para muchas bromas :rofl:-, las comunidades femeninas siempre me han dado una confianza y un apoyo que pocas veces he encontrado en ambientes masculinos. Tengo grandes amigos hombres desde la infancia. Trabajo en sectores masculinos. Tengo compañeros fantásticos. Pero si puedo, busco el apoyo femenino…

3 Likes

¡Igualmente! Esta comunidad puede ser un buen punto de partida :slight_smile:

2 Likes

¡Hala! Me ha hecho gracia lo de que una mujer cabrona puede ser 1000 veces más cabrona que un hombre cabrón. Y estoy de acuerdo, porque manejamos mucho mejor los soft skills.

Y has descrito perfectamente el ambiente que se vive en una comunidad entregada. Existe el mito de que las mujeres nos tenemos envidia y que no podemos cooperar pero, guau, las comunidades que he visto yo han florecido de una forma espectacular…

1 Like

@HanaKanjaa Creo que has entendido perfectamente a qué me refería con una mujer cabrona :laughing: porque todas conocemos a alguna y sabemos el daño que puede llegar a hacer, no sólo dentro de su comunidad, sino dando una imagen del colectivo femenino que no tiene nada que ver con la realidad.

Si no hay una mala hierba, los grupos femeninos son entregados y cooperativos y, como bien dices, florecen de una forma espectacular (aunque haya mucho capullo suelto alrededor :rofl:)

1 Like