¿Por qué hay que justificarse por hablar de liderazgo femenino?

Yo soy periodista y escribo mucho sobre los problema del mercado laboral: paro juvenil, edadismo, precariedad salarial, brecha digital… Intento hacerlo mostrando datos y estadísticas para fundamentar bien lo que cuento.

Es curioso porque cuando comparto estos contenidos en LinkedIn se valoran bien (de hecho me han conseguido bastantes trabajos) porque parecen rigurosos y que profundizan y tal… salvo cuando hablo de brecha de género.

Ahí siempre aparece alguien que cuestiona los datos, cuestiona el análisis y si le explicas paso por paso cómo lo has hecho le da igual, de hecho a veces parece que considera un ataque personal que muestres esos datos.

Y sé que esto es una anécdota, pero estamos hablando de una red profesional, de una red en la que la gente entra para buscar trabajo y oportunidades y, aún así, siempre te encuentras con gente que ve mal que se hable de esto y necesita como mínimo “matizarlo”.

¿Por qué creéis que nos ocurre esto?

El que necesita justificación, te está diciendo de la forma más “amable” (para él) que no está de acuerdo con esos contenidos, y que le agrede en menor o mayor medida la aparición explícita de ciertos temas en el contexto general.

En todas las “guerras” que me he metido intentando “justificarme” siempre se acaba mal, porque no se quiere discutir (por enriquecerse) sino simplemente crear alboroto.

No merece la pena…

1 Like

@Javier_Esteban Creo que es un tema muy complejo. Como mujer me encuentro enfrentada. Me gustaría que no se hablase “por separado” de temas femeninos porque eso significaría que estamos totalmente integradas pero, por otro lado, sé que ni nuestras inquietudes son las mismas ni estamos en igualdad de condiciones.

Yo cuestiono mucho los datos de brecha de género, no tanto a nivel salarial como al hablar de paridad. Los análisis que leo están centrados en el % de hombres y mujeres que ejercen determinadas tareas en una empresa, pero se olvidan del porcentaje que optan al puesto. Si (y es un ejemplo) para trabajar de informático se presentan 2 mujeres y 8 hombres, lo paritario es que la empresa contrate un 80/20, no un 50/50… y eso hay que extrapolarlo a cualquier posición.

Lo cierto es que también estoy hasta las narices de escuchar a personas -no necesariamente hombres- diciendo que ya hay igualdad. Es más, es que aunque hubiera igualdad, nos interesan cosas distintas, somos distintas y funcionamos de formas distintas. ¿Por qué a algunos les molesta tanto lo diferente? ¿Será que nos tienen miedo?

1 Like

Lo de la paridad da para otro post…

Yo no me fijo tanto en los puestos, como en el desarrollo profesional. Las mujeres, por ejemplo, estudian más pero ganan menos y llegan menos a puestos de liderazgo. Y hay estudios recientes bastante sólidos que muestran que no es sólo por tener hijos.

A mí lo que me fascina no es que se discutan los datos (tú has hecho una observación estadística muy buena) sino la necesidad de “matizar” la idea de que no haya igualdad de oportunidades de desarrollo personal y profesional.

1 Like

Muchas mujeres @Javier_Esteban no quieren puestos de liderazgo. Los hombres, por ejemplo, soléis tener niveles de testosterona más altos y eso favorece determinados comportamientos (entre otros, buscar ser el líder de la manada) que las mujeres, de manera habitual no tenemos.

Sin entrar en eso, varias de mis amigas, en un momento determinado de su vida, han decidido renunciar a ascensos o incluso su carrera profesional porque querían dedicarse a ser madres. Y no porque estuvieran en empresas que no les permitieran conciliar o reducir la jornada, ojo, sino porque no querían perderse los primeros años de sus hijos y muchas, al poder permitírselo económicamente, optaron por el cuidado de sus hijos + actividades freelance a las que dedicar unas pocas horas y cuando y como ellas quisieran.

Hace poco hablaba con una amiga, con una trayectoria profesional brillante y que ha decidido buscarse un trabajo menos exigente y part time porque tiene 30 años y quiere dedicarle el tiempo y entrega que dedica al trabajo, a los hijos que quiere tener.

También tengo el caso contrario. Una amiga con un trabajo que le fascina y que cuando llegó el momento de pedir reducción de jornada para cuidar a su hijo, lo pidió su marido. Mejor no entro a contar lo que tuvo que aguantar el pobre (cajero en una gran cadena de supermercados)

Y luego están las trabas que nos ponemos nosotras mismas. Tengo otra amiga casada, tienen un hijo de los dos y 3 del anterior matrimonio de él. Pues un día estábamos tomando una caña y como el padre no era capaz de dormir al niño, se angustió y fue a dormirlo ella. Vamos, que si al cuarto niño no sabe dormirlo,…

@Javier_Esteban Por cierto, que he enumerado las razones femeninas para que no haya tantas mujeres en puestos de liderazgo, pero podría escribir otro montón de párrafos de por qué a las mujeres que SÍ quieren ser líderes, les cuesta el doble serlo que a un hombre.

Hola.

Quizás me arriesgo a abril otro gran melón, pero, en líneas generales la justificación de datos objetivos que muestran la realidad laboral e incluso social para colectivos diversos, llámalo minorías, llámalo cuestión de género, edad, identidad sexual, etc., necesita de “matización” por aquellas personas que, como ha señalado @dantart , se sienten agredidas por la aparición de ciertos temas.

No veo la necesidad de matizar los datos que muestran la realidad, en este caso, sobre la brecha de género, sinceramente. Si veo la necesidad de mostrarlos ya que la reflejan.

Y si alguien se siente molesto porque existen, quizás el problema no está en quien expone, si no en quien lee.

¿No creéis?

1 Like

@AnnaDC Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay verdades que ofenden. Por eso creo que hay que ser muy riguroso con los datos que se dan, para que no haya ninguna fisura ni posibilidad de rebatirlos…

1 Like