Pero, ¿de verdad?

Viendo cómo se estaba desarrollando el inicio de la pandemia (ERTOs, cierres definitivos de empresas, teletrabajo, EPIs, transportes públicos a reventar…) me atreví a escribir en Linkedin que una de las preguntas claves en la Responsabilidad Social Corporativa del futuro será: “¿Qué hiciste durante la crisis de la pandemia de Covid-19?”. Lo mantengo y me reafirmo. No hay que ser un adivino para hacerlo, pues las evidencias me reafirman en lo que escribí.
2021 tenía que ser el inicio de la nueva normalidad. ¿De verdad? Íbamos a salir mejores de la crisis. ¿De verdad? Pues parece que no.
Parece que repetimos el camino de 2008: sin establecer mecanismos correctivos que permitan a las organizaciones una capacidad de sobreponerse a los problemas sin necesidad de causar traumas. Las organizaciones deben ser sostenibles, en toda la extensión del concepto o, directamente, no existir. ¿De verdad la sostenibilidad es algo tan difícil de aplicar?

2 Likes

@Joan_F_Jerez , evidentemente lo de “la nueva normalidad” no fue más que un slogan político (como lo del “cambio”, que proponen todos los partidos y en todos los comicios), pero no hay más. Evidentemente ese slogan no hacía más que ocultar la “vuelta a la normalidad”, es decir, a lo de antes! A algunos ya les va bien como están las cosas!

El hecho es que la “anormalidad” era la normalidad de antes, no la situación con la pandemia: carencias estructurales en la econmía en un país unicamente vendido al turismo de “chancleta”; el incremento desmesurado del gasto público (pero no en educación ni sanidad, como se ha visto en el Covid-19); los políticos "a lo suyo"y los ciudadanos “en el guindo”, entretenidos por sobrevivir y preocupados por el Covid!

Lo que está claro es que por defecto, volverá la “anormal normalidad” de antes, hay mucha inercia… a no ser que los ciudadanos despertemos y exijamos responsabilidad a nuestras “autoridades” y a las empresas que fabrican los productos que consumimos.

Empecé a trabajar en Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial, RSC o RSE) en los 90’s, en sus albores, era prácticamente suicida. Aparte de los firmemente convencidos (que los había), lo demás era puro maquillaje. Eso aún existe, lamentablemente (solo hay que dar un vistazo a la publicación Co-Responsables, para darte cuenta: https://www.corresponsables.com ). En lo único que se ha avanzado es en la creación de los ODS’s por parte de Naciones Unidas y en la paulatina creación de PKI (indicadores) para evaluar el impacto, así como la aparición de entidades como B-Corps y similares, aunque algunas solo son puras tapaderas (Ecoenves, etc.) de industrias contaminantes y afines.

Evidentemente el Covid no ha servido más que para dejar en evidencia las carencias de nuestra sociedad en torno a lo social: la administración pública apenas implicada o desbordada, el tercer sector intentando reaccionar con escasos medios (Banco de Alimentos, Cáritas, etc.), el voluntariado (yo estuve en CovidWarriors, https://www.covidwarriors.org) intentando paliar los efectos en muchos ámbitos (escuelas, centros sanitarios, tercera edad y discapacitados, etc.), etc. Creo que fue una demostración clara de nuestro poder como ciudadanos y de los recursos disponibles. Pero el reto hoy, más allá del Covid, es incorporar esas actividades de impacto como algo que forme parte permanente de la sociedad y en eso se podrían/deberían involucrar las empresas. Sí o sí!

Creo que estamos en un momento de grandes retos y uno claramente es este: hacer sostenible el sistema económico, tanto a nivel social como medioambiental! Lo único claro hasta ahora es que no podemos esperar que sea el Gobierno el que solucione este problema ni contar con ayudas públicas. Tal vez se debería articular una fórmula de iniciativa (mixta) pública-privada y la exigencia de los ciudadanos como consumidores! No hay más, ni menos!

1 Like

Qué bueno leerte de nuevo, @mbbp… Sí, todo indica que volveremos a la vieja normalidad, por ello creo que hay mucho margen de maniobra.
Desgraciadamente, el ámbito RSC tiene muchas lagunas… Y no paran de aparecen quien quiere navegar entre ellas. De hecho, seguí con interés iniciativas surgidas en la pandemia y, oh sorpresa, cómo aparecieron lobitos bajo otro pelaje diferente. Sé el caso de uno que se involucró en Covid Warriors (al menos eso decía) que terminó trabajando en una entidad que durante la pandemia hizo despidos (juicio pendiente). Él lo sabía, pero cómo cambió de luchar contra los efectos de la Covid a alinearse con una empresa que no pasó bien por la pandemia. Es por ello que creo que ciudadanía y política, a mi parecer, están al mismo nivel. Se necesita un gran espejo en el que se vea las miserias que tenemos.
Pero, repito, por todo ello hay margen de maniobra.

1 Like

En cualquier caso, recuerda la Ley de Pareto o del 80/20: el 80% solo hablan, el 20%, trabajan! Me conformo con encontrarme siempre con y/o entre las personas del 20%

1 Like

Me encantaría que la proporción fuese a la inversa…

1 Like

Bueno, @Joan_F_Jerez , es una ley universal, que se da en todas las organizaciones y acciones…y doy fe de ello por experiencia! En comunicación a ese 80% le llamamos “ruido”, o sea todo eso que distrae del “efecto real”! Por si te sirve de algo, a nivel “salto de Consciencia” la masa crítica para lograr un salto (cuántico) de nivel es un 2%, según dicen algunos.

1 Like