Odio el verano... todo se muere

Esta semana ya se empieza a notar el “paro veraniego español”. Y refuerzo lo de “español” porque os juro que no me pasa con otros países.

“Es que fulanito está de vacaciones” … ¿ya? ¿y qué pasa? ¿que no ha dejado instrucciones para continuar su trabajo a otra persona? ¿que te puedes permitir el lujo de parar un proceso 15 días?

Jamás he visto tal alarde del uso de la excusa de las vacaciones como en España, para responder a todas las situaciones que ocurran en los próximos dos meses: que se tarda más en responder mensajes, que nos se envían los presupuestos a tiempo, que se alargan las tareas y se sobrepasan las fechas de entrega, …

Hasta he llegado a escuchar explicar con “el verano” que se llega tarde a una reunión de trabajo.

Me fascina, y a la vez, me cabrea, que todo se muera en verano.

No se puede hablar con clientes nuevos hasta septiembre.

No se pueden tener reuniones productivas hasta septiembre.

Durante el verano se “vaguea” haciendo cosas “extras” o “sin sentido” que “no ha dado tiempo durante el resto del año o no se le dieron prioridad”.

Durante el verano se hacen proyectos “de I+D” (muy entre comillas, ya me entendéis).

En fin, que profesionalmente hablando, tengo que decir que odio el verano.

¿Os pasa lo mismo?

7 Likes

A mi, al contrario. Me gusta el parón del verano porque todo se hace más lento y ese sosiego me permite, o mejor dicho, con ese sosiego me permito ralentizar y recapitular.

Hacer una revisión de lo que he hecho, de lo que no, de donde he llegado, de lo optimista o realista de mis previsiones. Revisar errores y mejoras de servicios y sobre todo, me da tiempo a reflexionar sobre el camino andado y el que quiero andar.

Para mi el verano no es parar, es bajar el ritmo. O como dije, permitirme bajar el ritmo, así que yo me digo !Bendito verano!. Ójala pudiese darme permiso a bajar ritmo sin necesidad de que llegue el verano.

Buen debate!!

1 Like

Estoy contigo, los que estamos empujando una empresa joven en un sector maduro cada verano perdemos un “momentum” importante. Lo que he hecho para evitar perder opciones es crear nuevos clientes internacionales que vayan a contracorriente, principalmente en América.

2 Likes

Yo estoy con Cristina, adoro el verano porque me permite tener tiempo para hacer cosas que en invierno no suelo tener. Eso sí, una cosa es que el ritmo sea más lento y otro que todo se pare… Tampoco entiendo las empresas que te dicen que hasta septiembre nada de nada…

2 Likes

Que te permita hacer lo que quieras, no quiere decir que, los que quieren seguir trabajando, no puedan hacerlo :joy:

1 Like

¿Vale la opción de quedarse con la primavera? También hace buen tiempo, se estiran los días para poder tener más vida social y/o personal pero con la gran ventaja de que no se “acaba el mundo” a finales de Julio y no sirve el comodín de las vacaciones. Me pone de los nervios todo el esfuerzo que hay que hacer en Julio para entregar proyectos más o menos acabados solamente para la satisfacción del cliente y que así se pueda ir de vacaciones con “las muestras” del nuevo proyecto encima de la mesa.

2 Likes

Tú lo has dicho….typical Spanish. España is different
He trabajado con empresas de otros países y esto no sucede y los empleados están de vacaciones, incluso las fábricas cierran
Pero hay una organización, una previsión, una filosofía de comodín. Nos queda todavía que aprender bastante en este campo.
Eso si, el día que lo consigamos cuidado, porque vendedores somos, negociantes, sabemos transmitir y luchar, somos flexibles y capaces de superar obstáculos……
Nos falta un poco de disciplina :joy:

1 Like

La experiencia que tengo yo es que en verano puedo vender más porque nadie lo está haciendo :sweat_smile:

1 Like

Ayer estaba hablando de este tema con un emprendedor Argentino , que se sorprendió que le aplazaran reuniones por estar de vacaciones. Sera que son malas costumbres culturales.

Yo he trabajado con empresas inglesas o alemanas, y jamás me han contestado que un proceso está parado (sin nadie alternativo) 15 días porque la persona está de vacaciones. O jamás me han respondido: “esto ya si eso para septiembre”.

Deben ser las personas, su cultura, lo que impregna a estos “procesos” empresariales :wink:

1 Like

Tengo la desgracia de vivir en una Región en la que al menos 6 de sus capitales de provincia celebran fiestas patronales en el mes de septiembre… así que ya podéis imaginaros que aquí el ‘lo vemos en septiembre’, al final se convierte más en un ‘llámame después de fiestas’, o sea en octubre.
De finales de junio a mediados de octubre parados o semi-parados!! Y así toda la vida, esto no avanza…

Pues yo estoy con @CristinaRecuero y @Ratoncita . es un momento necesario en toda empresa tener un periodo de reflexión y reorientación. Si ese periodo se produce en verano o en diciembre o en abril debería ser una decisión empresarial.
Para mi el problema es que ese periodo necesario no se esta utilizando para lo que sería útil y se ha tomado como un periodo de “descanso en el trabajo”. Si tienes menos complejos puedes perfectamente contestar:

“Estamos en el periodo de planificación de la siguiente época. No iniciamos proyectos nuevos durante este periodo, nos ponemos en contacto a su finalización. Por cierto, ¿podrías tener una entrevista conmigo de 10min.? estamos analizando nuestra relación con el cliente y me sería muy útil tu opinión.”

Es igual que los cafés a principio de la mañana o el almuerzo a media mañana, tiempos necesarios para organizar el trabajo y las relaciones laborales y mal utilizados como descanso.
¿Creéis lo mismo o sueno un poco a hombre del látigo?

En mi empresa nunca cerramos en agosto, desde 2016 teletrabajamos ese mes y montamos un calendario rotativo de mínimo 3 semanas seguidas de vacaciones, dejando una-dos personas disponibles “de guardia”, y el hecho de no cerrar a supuesto muchos años facturar como un mes normal y hacer clientes nuevos.

Como la mayoría de empresas de mi sector cierra 2-3 semanas, muchos clientes acuden a la empresa que les coge el teléfono por estar abiertas. Así que lo veo como una oportunidad

2 Likes

El Verano es un tiempo para darle vueltas a la cabeza(más aún si cabe) , para estudiar nuevas vias de negocio o para modificar cosas que realmente estamos haciendo mal. Septiembre para mi es el inicio del año laboral y siempre lo tomo como un reinicio ,Julio y Agosto en “bajada” son necesarios.

1 Like

Si no digo que no sean necesarios para cada uno personalmente… Mi “queja” va que una empresa tiene que dar servicios 24/7. Cuando yo contrato un servicio, en ninguna parte pone que durante el verano podrá mermarse la capacidad de respuesta, por ejemplo.

Que se te fastidie la fibra el 13 de agosto y ya verás qué gracia :stuck_out_tongue: (si estás trabajando claro… obviamente, no podemos parar el país todos a la vez y hay gente que trabaja en agosto)

2 Likes

Yo el verano también lo veo como una oportunidad, de hecho en agosto lanzaremos nuestra Startup, empresas tradicionales la mayoría cerradas, CPC más bajo, mayor impacto en redes sociales ( los usuarios no descansan en redes)… Qué opináis?

5 Likes

Si vas a invertir en publi de pago, antes del COVID agosto podía ser un mes muy rentable, puesto que las agencias de medios no trabajan en verano, no compran y los soportes tienen precios más bajos… @JuanjoAlvarez

2 Likes

Sii! ahora estamos trabajando el branding, también concursos y sorteos para subir un poquito los seguidores en redes y el 1 de agosto por una parte empezamos con el inbout y con ads. Espero que siga igual que antes de covid y sea más rentable, que aunque las métricas no serán adecuadas para calcular el CAC y el ROI para resto de año, pero servirá para coger tracción. Mucha gracias @Ratoncita !

2 Likes

Yo opino que en verano se dan largas con el tema vacaciones a todo aquello no urgente. Suelo recibir excusas con la venta de mi producto/servicio, el clásico retomamos en septiembre. Pero cuando el cliente está interesado, no importa que sea 15 de agosto. Pasa lo mismo en diciembre y en la industria retail a veces ya en noviembre con el tema black friday y hasta terminar las rebajas de enero.

1 Like

Pensé (como extranjero recien llegado a España) que era el único que se frustaba con el tema del “verano”.

Recien llegado a España (Agosto 2020), me tocó varias veces pelear con “Corredores inmobiliarios” que tienendo anuncios en clasificados online, (Ojo muchos ni atendian el telefono) te atendian el teléfono y te decian: “es que estoy en la playa, llámame en Septiembre” y yo por dentro decía: “Es que mi necesidad de vivienda no puede esperar tu descanso de playa”.

Coincido contigo plenamente Alex, los descansos son necesarios, las pausas tambien, pero desentenderse de tu empresa y por consiguiente de tus clientes, sin nadie que atienda/responda un teléfono y mcho menos un mail, es un atraso bárbaro para un país que tanto requiere un impulso económico.

2 Likes