Mueve ficha, los leads no vienen solos, y menos aún se convierten en clientes por arte de magia

Llevo cerca de 1 hora sentado en una terraza, y todavía no han venido a ofrecerme nada.

Me acordaré siempre que mi entrenador de fútbol (de aquellos pocos años que “hice fútbol” en el colegio) me decía: “no esperes a que te venga la bola”. Una bonita forma de decirme que no tienes que esperar a que te ocurran las cosas, sino que tienes que tú ser partícipe de lo que quieras hacer y los cambios que quieras en tu vida.

De la misma forma, cuando tenemos un negocio, no podemos tener una página web preciosa, o un “customer journey automatizado” perfecto, o una terraza de un bar, y esperar a que los que se sientan (que todavía no son clientes, sino “leads”) nos digan algo.

“¡Buenas tardes!, ¿qué tal va la tarde? ¿qué le podemos ofrecer? ¿quiere que le aconseje las especialidades de la casa?”

Echo de menos en mi periplo por Estados Unidos, cuando en la hostelería te hacían sentir algo muy simple: “que ellos querían que tú estuvieras allí”. Por las propinas, por la cultura, por lo que sea… pero ese era el sentimiento. Algo que envidiar de ese país, sin duda.

Aquí, desgraciadamente, por el calor, la mierda de nómina que cobrarán, o la dejadez de ser amable en una relación empresa-cliente, por lo que quieras… pero difícilmente sales de un sitio con ganas de darles 5 estrellas en Google Maps (no es que sea ese el objetivo ni la causa directa, pero es una forma de hablar, ya me entendéis).

Mientras que escribía esto ha pasado de nuevo por mi lado… le dije “Buenas tardes”, me contestó un “Hola”. Pero todavía no “ha pillado la indirecta”.

En fin, todavía no soy ni “lead” para ellos, pero al menos estoy en una terracita a la sombra con la WiFi todo feliz. La horchatita sería la guinda del pastel. Si no mueven ficha, tendré que hacerlo yo, pero, qué lástima que tenga que ser así.

Seguro @dantart que como yo no será la primera vez que escuches en una consultoría que el producto es tan bueno, único, barato y maravilloso que no es necesario hacer publicidad o marketing.
Soy partidario de no vender al cliente lo que no necesita pero si que al menos debemos decirle que el producto existe y mostrar que podría hacer por él.

Sin embargo sigue existiendo la sensación de que montar un negocio es como una lotería, lo “montas” y esperas a ver si funciona. He visto buenos negocios en marcha que no funcionan y son abandonados simplemente porque no funcionan. No es cuestión de enamorarse de una idea pero si implicarte de modo que te expongas a decir que te has equivocado. A veces los emprendedores se “guardan la ropa” para poder decir que “el negocio no salió porque no tenía que salir” y no sentirse "culpable o ingenuo al ponerlo todo. ¿No os lo ha parecido alguna vez que ocurre esto?

Puede ser todo lo bueno que quieras, pero efectivamente, no es la primera vez que he escuchado eso que comentas, @navarros

Me encanta lo de “implicarte de modo que te expongas a decir que te has equivocado”.

He visto tantas startups que “le echan la culpa al momentum”, como si de un comodín de “yo no he sido” fuera.

Mientras que nos compadecemos de nosotros mismos, siempre hay otros adelantándonos por la izquierda.