Método Ikigai: Una buena forma de encontrar una idea de negocio

Ikigai o en español “una razón de ser”

Puede ayudarte a definir tu perspectiva personal. Encontrar respuestas para buscar el equilibrio entre el crecimiento personal, la felicidad y el significado del trabajo en tu vida. Crear una idea de negocio bajo estas preguntas:

¿Qué amas o te gusta hacer?

¿En qué eres bueno o se te da bien?

¿Qué necesita el mundo?

¿Qué puedes hacer o crear para que otras personas te paguen por ello?

Cuando respondas y reflexiones profundamente a estas preguntas.
Algunas respuestas de tu reflexión estarán en alguno de los círculos superpuestos. Por lo tanto, surgen respuestas en relación con:

  • Tu pasión: Aquellas cosas en las que eres bueno y te encanta hacer son probablemente las cosas que te apasionan.

  • Tu misión: Aquellas cosas que te encanta hacer y que al mismo tiempo son necesarias en el mundo.

  • Tu profesión: Las cosas en las que eres bueno y por las que te pueden pagar son candidatas para darle forma a tu profesión.

  • Tu vocación: Aquellas cosas por las que te pueden pagar y que también son las que necesita el mundo.

Cuando acabes el ejercicio tendrás una idea más clara de lo que te mueve y quieres hacer por lo tanto una idea de negocio en la que poder experimentar y llevar al mercado.

Te dejo el dibujo de lo que es Ikigai y me gustaría que compartierais el vuestro en los comentarios.

6 Likes

Lo malo es que hay tanta gente que no se conoce a sí misma…

Una vez preguntaron: ¿qué es lo que más te gusta hacer del mundo?

Y no todos tenían una respuesta

2 Likes

Son preguntas simples pero complejas y con mucha profundidad. Es un ejercicio que para algunos puede llegar a durar años por que no nos damos el gusto a conocernos de verdad.
Gracias por la aportación Jordi.

Suele pasar que algunas personas no han iniciado un proceso de autoconocimiento

Muy interesante. La cosa se complica cuando en lo que sabes hacer, que te apasiona y eres bueno hay tanta competencia que cuesta encontrar ese negocio con ese valor diferencial que lo haga destacar para que sea una posibilidad viable con perspectiva de futuro.

Están los planteamientos disrruptivos pero implican estar en el momento apropiado en el lugar correcto y tener ese momento de “lúcida inspiracion” que no resulte ser una quimera inalcanzable. También está la variante de la excelencia en el servicio (que no quita otras opciones y que debería ser la base para cualquier negocio si uno quiere que prospere)

Aún así, el mundo es de los soñadores y nunca hay que perder el ímpetu. No hay que rendirse.

El primer paso es probar y sacar conclusiones : Comenzar a emprender a coste 0€ :wink:.

La primera vez que hice el ejercicio Ikigai fue en una sesión de coaching hace algunos años. Las cosas fueron cambiando, al principio quería ser un músico exitoso, actualmente estoy armando podcasts, entonces estoy combinando las dos cosas, música + podcast. Para mi es muy importante hacer lo que me apasiona.

1 Like