Martes 13. As de Picas

Martes y 13… ¿Qué mejor día para un estreno en Exedra?

He de decir que no soy muy dado a las supersticiones, pero por lo icónico de la fecha y lo relevante de la semana para esta comunidad (su despegue)… creo que no podía haber un mejor título.

Os preguntaréis el porqué del As de Picas; bien, no es un guiño al mítico disco de Motörhead, ni mucho menos una invitación para fomentar el juego. Pongámonos en contexto.

Se dice que esta carta de la baraja francesa representa los grandes cambios y las decisiones importantes, así como también es considerado el naipe de mayor valor. Por estas cualidades, me ha parecido que representaba a la perfección aquello a lo que nos estamos enfrentando todas las personas que formamos Exedra: un cambio, un desafío sin precedentes, una camino en el que somos lxs primerxs.

¡Pero esto no queda aquí! Y es que el As de Picas, en el mundo del tarot, representa los miedos, las inquietudes, las supersticiones… Y mirad por dónde, parece que empieza a cuadrar todo.

Después de todo este preámbulo, llega la hora de la verdad: mi respuesta al reto que me lanzó @dantart el pasado sábado (y haciendo un guiño a algo que desde “Liderazgo femenino” también se comentó). Y ése es, lanzaros un reto a todxs y cada unx de vosotrxs: en honor al As de Picas, a los cambios y a los miedos…

Se dice que tenemos varias dimensiones: la interior, la social, la profesional… Os invito a compartir 3 grandes, llamémoslo, miedos que os han perseguido u os persiguen en cualquiera de los ámbitos de vuestro día a día.

El porqué de este primer reto, además de por lo simbólico, también es por otro motivo muy importante y que me gustaría que no olvidáramos: al igual que las empresas, Exedra existe gracias a las personas que la formamos.
Puesto que somos mucho más que profesionales, ¿por qué no ir un poco más allá? Compartamos estos miedos por el mero hecho de sentirnos aliviadxs, buscando una respuesta o simplemente algo de apoyo.

Como “se hace camino al andar”, me gustaría dar el primer paso:

Un miedo que me persigue desde hace unos meses es algo que se conoce como el síndrome del impostor; sí, sin duda me podrían ir mejor las cosas en el proyecto que estoy lanzando (y espero que así sea), pero comienzo a ver resultados y verme rodeado de personas con las que me cuesta creer que pueda estar tomando una cerveza (llamadme idiota).

Mi segundo mayor miedo es la soledad; nunca he sabido llevarla bien, ni a corto ni largo plazo. Dicen que es importante estar solo para conocerte mejor, hacer una especie de “reset” y coger impulso; pero en mi caso, solo me genera dudas y ansiedad. No necesito grandes grupos ni celebraciones, pero sí a aquellos que me importan cerca.

Y finalmente, por darle un toque de humor al asunto, no os negaré que me preocupa que Djokovic pueda ganar más grand slams que Rafa Nadal; pero, siendo honestos, pinta difícil…

Bueno, ¡feliz #martes13!

5 Likes

Acepto el reto… o como diría un conocido: “Challenge … (wait for it) … accepted!”

Los míos (miedos):

  • No sentirme útil, no poder ayudar a alguien a quien puedo aportarle conocimientos o punto de vista para que mejore, bien sea por incompatibilidad de caracteres o porque no quiere escuchar.
  • Alzheimer, o cualquier otra enfermedad que no me haga recordar todo lo que soy y lo que he hecho en vida, así como otra enfermedad que no me deje pensar con lucidez. Puedo estar postrado en una silla de ruedas, pero me encantaría poder tener el cerebro siempre bien.
  • No saber disfrutar de la vida y alejarme realmente de lo que me hace feliz, aunque, como tú con lo de Rafa, pinta difícil por ahora :smiley:
3 Likes

Vamos allá!!!

  • La interior: No estar a la altura de las circunstancias cuando se espera eso de mí

  • La social: Distanciarme de mi gente y perder las relaciones sociales

  • La profesional: Conforme pasan los años se alimenta más el hecho de que un día algo cambie tanto, pero tanto, que me vea fuera del mundo profesional y sin posibilidades de volver (antes de irme voluntariamente, claro).

2 Likes

Vamos allá con el reto:

Interior: No atreverme a ocupar mucho espacio por si molesto. Este tema lo asocio a cuestiones educativas de mi colegio de monjas. (Quizás podríamos hablar en otra ocasión de estas cuestiones que te marcan mucho en la infancia y vas arrastrando en la edad adulta)

Social: Al contrario que tu @victorbarcelon me siento bastante cómoda cuando estoy sola, así que en mi caso el miedo es aislarme y olvidarme de que los demás me aportan muchísimas cosas positivas. Olvidarme de que es precisamente en la colaboración con los demás cuando surgen cosas realmente mágicas.

Profesional: tiene relación con las otras dos, creer que todos los demás son siempre mucho mejores, o que no doy la talla para este o el otro proyecto.

Gracias por proponer un reto tan interesante. Un saludo.

3 Likes

@victorbarcelon ¡Acepto tu reto!

Mi primer miedo es a morirme sola y que nadie se entere. Es estúpido, porque si estoy muerta me va a dar igual estar sola, pero supongo que lo que me aterra, en el fondo, es el estar sola ANTES de morirme.

Mi segundo miedo se vino conmigo de mi estancia en Sudáfrica, que es a las calles desiertas. Antes no me preocupaba tanto, pero ahora, incluso de día y en zonas normales, siento cierto miedo a caminar sola, especialmente si está oscureciendo. Y no me refiero a ese miedo que tienes cuando vuelves sola a casa a las 3 de la mañana, sino a una sensación más intensa de ¿y si hay alguien acechándome? (aclaro, no tuve ninguna mala experiencia en Sudáfrica, a pesar de que salí sola por la noche por Johannesburgo, me fui a las montañas con un grupo de sudafricanos desconocidos e hice todas las cosas que se supone que no se deben hacer).

El tercero de mis miedos es mucho más mundano: a las arañas. Tampoco es que me muera si veo una araña, pero he acabo dos veces en urgencias por picadura de araña (supuestamente), asi que cada vez que veo una intento que se vaya lejos de mí.

3 Likes

@SoniaFernandez Curioso lo del colegio de monjas… yo también estudié en uno y llevo encima varias cargas como consecuencia…

Acepto el reto! Porque además soy un poco “místico” y creo firmemente en las señales de la vida, vengan por donde vengan! Actualmente estamos en unos momentos convulsos (individual y colectivamente) cuyo objetivo es ponernos enfrente ante todos nuestros miedos, ser conscientes y afrontarlos para, en lo posible, quedarnos “límpios” para iniciar mejor este cambio de paradigma que estamos experimentando todos!

Mis miedos?

Mi primer miedo personal es al abandono, por no estar a la altura. Mi aprendizaje: No hay que juzgarse ni ser perfeccionistas, las cosas pasan cuando han de pasar y por una causa, aunque no sepamos entenderla. Aceptar lo que vives!

Mi segundo miedo personal es la “escasez”, vivir una vida escasa, ya sea de amor, trabajo, dinero, etc. Aprendizaje: La vida es, por definición, abundancia, en todos los sentidos. Solo debes “soltar y fluir” para que se manifieste en toda su amplitud!

Tercer miedo es no tener tiempo suficiente en mi vida para hacer todo lo que quiero. No es miedo a la muerte! Ese miedo nace cuando lo vivido es mayor que lo que te queda por vivir! Mi aprendizaje: Cada uno tiene su misión en la vida y hay que descubrirlo lo antes posible para poder llevarlo a cabo. La felicidad está en juego, por lo que, cuando antes lo descubras, más tiempo tienes para ser feliz, aunque la felicidad sea una suma de instantes felices y no una meta!

Hasta aquí los miedos identificados…

3 Likes

@Ratoncita
Mi hermana y yo solemos decir muchas veces sacando historietas del pasado lo siguiente: “¿Cómo hemos podido salir tu y yo tan normales después de ir al colegio al que hemos ido?”
Pues eso, que da para varios temas seguro.

Estaba yo recordando ahora mismo a una profesora que cuando teníamos 5 años gustaba de ridiculizarnos delante del resto de las compañeras. Muy edificante… :stuck_out_tongue_winking_eye:

1 Like

Sí, en mi colegio también había una de esas, la Madre María. Madre María Bruja habría que llamarla… @SoniaFernandez

Reto aceptado.

Uno: el no saber, sinceramente. El sentirme “que no me entero ni del nodo” , me genera una sensación que mezcla el síndrome del impostor directamente con el del inútil. Respuesta: me pongo a buscar información y personas que sepan.

Dos (que no el segundo por orden) : no puedo evitarlo, el que a mis hijos les sobrevenga alguna enfermedad. Hemos vivido hace poco la parada cardiorespiratoria de nuestro sobrino de 17 años y está resultando difícil encajar que la vida, a veces, te recoloca las prioridades de golpe y con la mano abierta. Respuesta: dar gracias por cada momento y no dar nada por sentado.

Tres: las serpientes. Respuesta: ninguna, me aterran.

Muchas gracias Víctor por el reto!

1 Like

Aceptando el reto, @victorbarcelon , te diré que mis tres miedos son:

  1. Sobrevivir a mi hijo. Quiero que él esté presente en mi funeral, de aquí a bastantes años.
  2. El proceso de la muerte. Morir no me da miedo, pues creo que es lo que da sentido a estar vivo. Pero el como se llega hasta la muerte puede ser lo peor del mundo.
  3. No poder ser autónomo. Quiero dirigir mi vida por mi mismo, en caminos compartidos, pero siendo plenamente consciente de ello.

Creo que comparto los 3 miedos que has transmitido, Alex. Aunque, quizá para mí el más paradójico y frustrante (por haberlo vivido muy de cerca y varias veces) sería el segundo; resulta curioso pasarnos toda la vida ejercitando la mente, adquiriendo conocimientos y aprendiendo mil y una cosas para que luego, en cuestión de meses e incluso semanas, nuestro disco duro quede totalmente vacío.
Dentro de la dura elección de mantener el físico y perder la mente o perder la movilidad y mantener la mente intacta… Me quedaría con la segunda opción; aunque estoy seguro de que todos llegaremos a los 80 y 90 con una gran forma física ¡y los cerebros a 10.000 por hora!

Sonia, la reflexión compartida en el primer miedo creo que es muy interesante y sin duda sería un tema a tratar entre todxs.
En cuanto a la segunda… ¡Somos la noche y el día! Quizá un punto intermedio entre ambos sería la clave: en mi caso porque, quizá por falta de autoestima o inseguridades, debo aprender a saber estar conmigo mismo de forma cómoda y en el tuyo porque, como comentas, poder compartir con otras personas nuestro día a día nos enriquece muchísimo. Se ha de decir que este último año y medio quizá no nos ha ayudado mucho a ninguno de los dos :sweat_smile:
Y gracias a ti por compartir.

El mío es no poder dar un bienestar a mis hijos. Dependen los 2 únicamente de mi y es una presión constante.

Estar a la altura de lo que mis compañer@s de trabajo esperan. Cada uno tiene sus familias, sus historias, sus problemas y el estar conmigo en un proyecto que inicié hace 6 años me llena de orgullo y satisfacción.

2 Likes

Ese punto intermedio sería genial Victor. Y efectivamente este último año y medio no nos ha ayudado para nada en este aspecto a ninguno de los dos.

Seguro que sabiendo donde están nuestros miedos ya tenemos el primer paso dado para poder mejorar poco a poco. En el fondo la inseguridad está en la base de muchas de estas cuestiones, a ti para no apetecerte quedarte solo y a mi justo para lo contrario. Se manifiesta justo a la inversa pero la clave es la misma. Curioso…

1 Like

En primer lugar, ¡gracias Susana!
Llevaba ya en mente hacer una propuesta similar para este reto, pero a raíz de la charla que tuvimos todxs el pasado sábado y varias publicaciones de liderazgo femenino, me acabé de inspirar (en gran medida, gracias a tus aportaciones).
Y respecto a lo estúpido del primer miedo… Creo que prácticamente todo el mundo lo compartimos, ¿no? Aunque me atrevería a decir que no es tanto miedo a la muerte, como has indicado al final, sino a la soledad.

2 Likes

Pues a nivel laboral mi mayor miedo es estar en trabajo en el que no pueda expresar mi creatividad. Otro miedo laboral es estar en una empresa que no tenga como objetivo cuidar a las personas y el entorno.

A nivel más personal, acabo de ser papá y aunque aún es muy pequeño, pero me da miedo no estar a la altura a nivel humano. Y a nivel individual es sentirme traicionado por no ser capaz de serme fiel a mí mismo, por falta de valor o determinación.

2 Likes

En lo personal, creo que como todo padre me aterra pensar que un día les pase algo a mis hijos. !La idea de sobrevivir a un hijo me resulta imposible de gestionar emocionalmente!

En lo atávico, las cucarachas o cualquier insecto que se meta en casa o que revolotee a mi alrededor. O un perro agresivo… Son cosas que intento racionalizar, pero que el primer golpe de adrenalina no me lo quita nadie.

En lo emocional, y aunque suene a reprimido, miedo a perder el control sobre mí mismo… y me refiero a cómo nuestra personalidad y nuestros afectos se construyen tanto sobre lo que pensamos y hacemos, como sobre lo que pensamos y no hacemos, o decimos. Es a ese control al que me refiero, al del filtro entre pensamiento y acción/verbo.

2 Likes