Keep It Simple Stupid - Ahorra costes y tiempo simplificando

La COMPLEJIDAD incrementa los costes y dificultad de tu proyecto o negocio :exploding_head:

Aunque tú creas que te da “prestigio” o que impresionará a los demás :roll_eyes:

Cuanto más añadas, sumes, vueltas le des a las cosas, busques “parecer” grande…

…Más costes tendrás, más dinero y tiempo invertirás :chart_with_upwards_trend: y menos tracción generarás porque estás siempre con:

continuos cambios
herramientas nuevas
estrategias distintas
formaciones extra

En inglés se usa el término KISS :kissing_heart: (Keep It Simple Stupid)

¡Simplifica! Menos es más :bulb:

Ejemplos prácticos de cómo simplificar, eliminando eso que “crees” que te da caché, e irónicamente aumentando el valor que aportas:

:x: Intentar estar en todas las rrss a la vez
:heavy_check_mark: Centrarte en desarrollar una sola, de forma vertical

:x: Intentar crear un castillo de startup, con empleados y estructura
:heavy_check_mark: Ofrecer tus servicios de manera sencilla, como marca personal

:x: Tener muchos seguidores en Linkedin, conocer a mucha gente
:heavy_check_mark: Conectar de manera más profunda y de calidad con unos pocos

:x: Desarrollar muchas “features” de tu app o SaaS cada 2x3
:heavy_check_mark: Mantener únicamente las que tu cliente aprecia y valora

:x: Tener muchos canales de marketing abiertos
:heavy_check_mark: Optimizar un solo canal hasta que funcione muy bien

¿Qué opinas? ¿Se te ocurre algún ejemplo de cómo podrías simplificar tu negocio / curso / proyecto o estrategia? Te leo en comentarios :blush:

1 Like

Estoy de acuerdo en esta forma de pensamiento, tanto para negocios como para la vida misma.

Aunque si tenemos un negocio que está creciendo y se ha consolidado con esta metodología del KISS, seguramente en un futuro necesitemos aumentar nuestras palancas de crecimiento.

La ley de pareto: el 80% de los (resultados, ingresos, tráfico, felicidad) proviene del 20% del (trabajo, relaciones, acciones, promociones…)

1 Like

Personalmente soy muy “creyente” del KISS, aunque después me cueste mucho aplicarlo y requiera de horas de reflexión para eliminar muchas complejidades y sofisticaciones innecesarias en mis proyectos.

Recomiendo tres libros que ayudan a la gestión de complejidades durante el desarrollo de un nuevo negocio, además son buenos libros de cabecera para los emprendedores:

  • Lean Product Playbook de Dan Olsen
  • The Entrepreneur’s Guide to Customer Development de Patrick Vlaskovits
  • The Startup Way de Eric Ries
1 Like

Totalmente de acuerdo @DavideCalzada. Por supuesto, depende mucho del negocio y contexto en que se encuentre (como mencionaba un compañero en el post que puse en Linkedin también).

Cada proyecto tendrá distintas necesidades según la fase en la que se encuentre. Quizá tendría que haber dejado eso claro. Me refería sobre todo a proyectos que quieren ser más grandes cuando realmente, no les es posible o no deberían, porque están en otra fase anterior.

Igualmente en ese “crecimiento” de las palancas también hay que tener cuidado, buscando siempre hacerlo de la forma más “lean” posible, para que el negocio pueda pivotar, tener opcionalidad si cambia el mercado, etc.

Muchísimas gracias por las recomendaciones de libros, @fruizbar! No conocía los 2 últimos.

Tengo una teoría (quizá me equivoque, no está validada y es de andar por casa :sweat_smile:). Creo que hay un cierto tipo de perfil o personalidad, una persona muy racional y analítica (yo me meto en esa caja), que precisamente por ser tan analíticos y buscar la mejor solución, asegurar cada paso, etc…caemos en el perfeccionismo y en complicar las cosas un poco, cuando en realidad si hubiésemos seguido nuestro “instinto” inicial, tendríamos la solución de manera mucho más sencilla.

¿Te ha pasado a ti también? ¿Tiene sentido lo que digo?

Gracias por el comentario!