Internet ha democratizado las RRPP

Históricamente, las RRPP solo estaban reservadas para las grandes firmas, corporaciones y personajes públicos.

Me acuerdo en la factultad, uno de mis profesores de RRPP nos dijo que para hacer una buena acción de RRPP había que emborrachar al target.

WTF.

Pero parece que internet ha acercado las acciones de RRPP a cualquier tipo de emprendedor o pequeña empresa.

Los medios de comunicación han evolucionado de una forma vertiginosa, e internet está lleno de blogueros, podcasters e personajes influyentes accesibles a casi cualquier profesional, que pueden dar visiilibada y amplificar el alcance de nuestro mensaje.

Y en este sentido, creo que una de las estrategias más poderosas que te permite llegar a esos nuevos referentes es construirse una buena marca personal.

¿Tenéis alguna experiencia al respecto?

4 Likes

Me he planteado alguna vez construirme una marca personal, pero siempre me he negado. Lo primero porque no soy una marca, no quiero convertirme en eso. Y lo segundo y mucho más complicado… ¿qué marca? ¿Qué tiene que formar parte de mi identidad pública? Soy una persona bastante celosa de mi vida privada y cuando he intentado poner en marcha iniciativas donde la marca personal era relevante, siempre he terminado reculando porque en el fondo, no quiero que la gente sepa tanto de mi. Podría construir una marca aséptica, pero yo sin viajes, gatetes, bailes, música, El Prinicipito, Alicia en el País de las Maravillas, Análisis de datos, retos ciclistas y Reflexiones insomnes no sería yo…

Qué buena reflexión. A mi, el concepto de “marca personal” me produce urticaria ya, de lo manida que está.

Pero es verdad que, en cuanto ganamos visibilidad y autoridad en una red social (y puede ser en Twitter, Linkedin, Instagram, TikTok…), a medida que vamos desarrollando e implementando una estrategia de comunicación y haciendo publicaciones, esa marca personal se va creando, aunque no queramos o no estemos poniendo foco en ello de forma explícita.

Es verdad que hay redes sociales que se prestan más a esa parte de compartir la vida privada, pero hay ejemplos como el del mismo @dantart en Linkedin, que es un ejemplo de que puedes construirte una marca personal sin necesidad de abrir la puerta de tu vida, y solo compartiendo contenido de valor.

No sé… ¿qué piensas @Susana_Carbajales ?

@HanaKanjaa LInkdIn es una red profesional, lo cuál ya cambia ligeramente la perspectiva… y @dantart tiene un perfil muy claro de inversor-emprendedor que hace más sencillo ser “neutral”. Yo no podría ser neutral hablando de lo que soy experta (marketing para el sector travel) sin hablar de mis viajes. Es más, si quisiera hacerlo bien, tendría que volcar una buena parte de mi ahí y compartir cosas que no quiero compartir en esta red.

Como experiencia personal, he hecho varias pruebas de contenido en LinkedIn y lo que más “tiraba” eran los contenidos con cierto toque personal. Mi mayor éxito fue un post donde explicaba que en una entrevista de trabajo, a la pregunta de donde te gustaría estar dentro de 5 años, contesté que jubilada y debajo de una palmera. Y esa es una respuesta que da muchíiiiisima información sobre mí.

No sé, me gusta ser anónima. Cuando era presentadora de televisión hace muchos años, (en una pequeña tele) lo que menos me gustaba de mi trabajo era haber perdido el anonimato, supongo que con las redes me pasa algo parecido.

1 Like

Me gusta este tema.

Y es verdad que Linkedin es una “red profesional” y eso la diferencia de espacios como FB o IG. Me he despistado porque la realidad es que yo acabo de aterrizar en Linkedin y no conozco esta red en profundidad. Pero lo que sí he visto es que los posts de cientos de “recomendaciones” y comentarios, siempre tienen ese toque personal.

Yo, dedicándome a la formación y al coaching, he tenido un nivel de exposición bastante fuerte en los últimos años, y es verdad que eso me ha permitido construir una marca personal fuerte, atractiva y reconocible, que a su vez me ha permitido vender, pero he pagado un precio considerable porque yo preferiría ser alguien más anónimo.

Ahora, que estoy en plena transición hacia un modelo de negocio basado en la divulgación, mi idea es dar un paso atrás, no en la parte de creación de contenido porque eso voy a tener que seguir haciéndolo, sino en la parte de compartir detalles personales.

Es peligroso confundir RRPP con la percepción de la marca. Básicamente porque te mete en una “burbuja” que contamina tu idea de ti mismo y genera una falsa sensación de control.

Esto es un tema más para Comunicación, pero según crezca el tamaño de tu negocio y las personas y colectivos con los que tienes que relacionarte, más aumentan los problemas. Y cuando eres un negocio es catastrófico.

Poca gente critica tu producto o te somete a un escrutinio demoledor cuando eres “pequeño”. Pero la cosa puede cambiar muy rápido. No hay más que ver lo que ocurre con muchos influencers.

Para las startups que piensan así, el ejemplo extremo es el de las plataformas digitales de reparto de comida que invierten millones en marca pero no en verdaderas RRPP y eso lleva no sólo a que tengan una reputación terrible entre sus propios clientes, sino a que perdido toda la batalla políticas y mediática sobre su modelo de negocio.

En esto estamos de acuerdo @Javier_Esteban

Cuando eres muy pequeño, y no tienes recursos ni financiación, es indudable que ahí la marca personal que puedes crear, te puede ayudar mucho.

A medida que vas creciendo, y se va ampliando el número de stakeholders con los que tienes que interactuar, la complejidad aumenta también.

Y esto me recuerda a la crisis que tuvo Bla Bla Car, y el proceso que tuvo que seguir Jaime Rodríguez de Santiago que le obligó incluso a formarse en portavocía para poder atender a los medios y no salir escaldado.

Me interesa mucho ese ejemplo que pones sobre las apps de reparto de comida. ¿Te refieres a Too Good to Go, por ejemplo?

*Voy a cambiar el post a “Comunicación”

Las RRPP es una parte del ámbito de la comunicación, que entra dentro del marketing (alguien dirá que no) y que abarca un conjunto de técnicas, cuya misión es dirigirse a distintos públicos, institucionales o privados. Otra manera de decirlo es comunicación institucional dirigida a internos y externos.
Su misón no es la venta directamente, pero tiene otros propósitos sobre todo orientados a mejorar su imagen y percepción tanto internamente como externamente.

Y vale para empresa grandes y pequeñas, todo tipo de organizaciones, incluso el estado, la Iglesia, una ONG, un club. Un autónomo, o una persona.

Y lo que te dijo tu profesor es cierto. Pero le vale al portero de tu finca o de un equipode fútbol.

1 Like

Me ha dado un bajón importante cuando te he leído que “mi profesor tenía razón”. No era cualquier profesor… ¡era catedrático! :dizzy_face:

Desde mi experiencia, lo más importante al construirse una marca personal es que “vender” nunca debe ser el objetivo primario, sino una consecuencia de un trabajo en el que estés feliz cada día por aportar a los demás. Esa es la clave para mi.

1 Like

Estaba leyendo este post y todos los comentarios y tengo que decir que me habéis hecho reflexionar sobre el tema. Gracias!

Para poder ayudar a mas empresas tengo que existir. Así que he llegado a la conclusión de que tengo que construir mi marca personal, pero lo voy a hacer en mis términos.

Mis habilidades profesionales son importantes pero la conexión personal es seguramente la clave? El que me conozcan como soy, cuales son mis valores y que sepan que pueden confiar en mi son los factores que al final deciden si alguien trabaja conmigo o no.
Pero hay una serie de parcelas de mi vida que son mías y de mi familia y que jamás van a salir ahí fuera.

Por ejemplo, puedo compartir cuales son los libros que me voy a llevar estas vacaciones pero no voy a poner fotos de mis vacaciones. Esos días son sagrados y son míos y de mi familia.

Cuando se trata de defender mi parcela privada lo suelo tener muy claro y si algo me chirría directamente no lo pongo. Ahora cuando se trata de expresar ideas y opiniones propias me resulta mas dificil porque tiendo a censurarme bastante rapido. Por miedo al que dirán, por “meter la pata” etc y en esto me gustaría ser un poco mas abierta y atreverme un poco mas.

Exedra puede ser un buen lugar para perder este miedo.

1 Like

No en concreto, me refiero a las que les han acabado cambiando la ley.

Veo muy habitual eso de que las RRPP son parte de marketing, pero eso en la práctica se traduce en que lo externalizan y cuando estalla una crisis de comunicación la agencia, que sólo sabe hacer notas de prensa, peta.

Por eso ahora tantas las plataformas están fichando directos de Asuntos Públicos ‘in house’.

Pero era tu profesor, no tu catedrático. Lo has dicho bien.
Si quieres honrar su memoria puedes decir, “mi profesor, a la sazon, catedrático”… O algo más simple, sin tanta sazón, je,je.

1 Like