Historias de éxito o fracaso

La mayoría de emprendedores hemos leído o conocemos éxitos de otros emprendedores.
¿Qué tienen en común Apple, Google, Microsoft y Amazon? :checkered_flag: :moneybag: :moneybag:
Hoy son algunas de las compañías más grandes del mundo.
No siempre fue así. Estas empresas tuvieron unos inicios de lo más modestos antes de convertirse en las multinacionales que todos conocemos hoy en día.

Emprender un negocio nunca ha sido fácil, pero los fundadores de estos gigantes empresariales supieron encontrar los recursos necesarios para salir adelante en su momento. El garaje de padres o amigos o incluso el maletero del coche han sido en no pocas ocasiones el lugar de nacimiento de compañías de éxito.

El tema es si se habla tanto o se conoce los grandes fracasos.
Se quiere vender que emprender es un chollo, que te vas a forrar, que alguien te va a pagar millones por tu empresa, que tu idea la va a petar……quizás sea así. Ojalá.

La cuestión es,

  • Deberías centrarte al inicio en esa meta?
  • O por la contra has de pensar en el fracaso?

Lo cierto es que hay muchísimas más empresas que fracasan que las que tienen éxito.

Crees que puede ser por estar mal planteada al inicio? Debería un plan de negocio incluir un apartado realista de posible fracaso?

9 Likes

Motivan mucho las historias del creador de Alibaba o KFC, pero lo realmente difícil es levantarse del sofá y hacer realidad esa idea que hace tiempo tienes en la cabeza.

Ideas hay muchas pero gente que es capaz de pasar a la acción muy poca.
Y si ya son pocas las personas que son capaces de pasar a la acción, todavía son menos las que serán capaces de ser constantes en el tiempo sin encontrar excusas.

Tendríamos que montar X y nos forraríamos… a mí ya se me ocurrió antes… abandono porque no tengo tiempo/faltan recursos/etc… Con el objetivo claro, salen los recursos, el tiempo y la flexibilidad para adaptarse a los cambios.

Acción + constancia + objetivo claro, y ya estamos por debajo del 1% de la población.

2 Likes

La prensa ha hecho mucho daño haciendo que la gente se piense que crear un negocio es juntarse con un par de amigos, pedir pasta y comprarse la mesa de ping-pong.

De la misma forma que hay una enoooooooorme diferencia entre algo que vale 0€ y otra cosa que vale 0,5€, hay un salto de gigante desde el “tengo una idea” al “me pongo a trabajar en ella” (que ya no digo que crees empresa, equipo o que inviertas … digo simplemente “me pongo con ella” a hacer algo más que tener la idea feliz).

5 Likes

Creo que detrás de una gran idea hay una persona a la que se le ocurrió y para llegar a ese éxito, pasó por un proceso de aprendizaje y en ese proceso tropezó con muchos problemas (y muchos fracasos). Quizás lo que nos faltan son más historias reales, que cuenten todo lo que conlleva llegar a esa idea exitosa y mostrando cómo después de un fracaso no hay que tirar la toalla sino darle la vuelta a la tortilla (o inventar la tortilla deconstruida :rofl:)

1 Like

Sí, el fracaso debería estar presente ya que es una opción que puede suceder. Intentamos evitarlos para no “contagiar” el proyecto de negatividad, pero nos enseñan los peligros del camino.
Y, sobretodo, poder transformar un fracaso en un éxito, como el chef Massimo Bottura, quien transformó un accidente en su cocina en uno de sus más celebrados platos: “Oops, I dropped my lemon tart”.

Emprender implica fracasar! Y este concepto tiene que estar presente para continuar con el proyecto
porque te ayudará a aprender, mejorar y buscar soluciones constantemente.

Emprender tiene implícito algún momento de fracaso. No tiene por qué ser necesariamente fracaso del proyecto, que también es una opción.
Me gusta tener presente que durante todo el proceso que dura la creación y desarrollo, existen pasos que no son como habías planeado y que pueden hacer que pienses que has fracasado.
Por ese motivo, y después de muchos años, ahora trato de adelantarme a los acontecimientos que pueden dar al traste con cada fase del proyecto. Es como leer un libro de “elige tu propia aventura”. En cada capítulo eliges entre dos caminos y lo más importante, como lo sabes, mientras lo lees vas pensando por dónde van a ir los tiros y planteas una estrategia para actuar en función de cómo quieres acabar.
En definitiva, adelantarse a los acontecimientos y tener una estrategia para minimizar el posible fracaso y seguir creciendo. Una visión rígida con un Why claro pero un what flexible. De los fracasos aprendemos y son necesarios pero lo más importante es como los gestionamos, lo que hacemos con ellos y lo que nos han enseñado.

5 Likes

Hola.
Estoy en la línea de considerar el fracaso como parte del emprendimiento ¿Cuántos hemos escuchado “fracasa rápido, fracasa barato”? Sin entrar en metodologías agile, hay múltiples posibilidades de fracaso ( refiriéndome a resultados no esperados) que se convierten en oportunidades de mejorar o de reinvención (aunque sea en modo “tortilla reconstruida”).

El fracaso es precisamente es un aprendizaje que no solo está presente en el emprendimiento, es una parte de nuestro día a día que debemos prever, planificar y, actuar en consecuencia . Cualquier caso de éxito ha pasado en algún momento, por la necesidad de responder a un fracaso.

Si la idea estuviera mal planteada, reformulémosla, y pasemos a la acción como habéis muy bien comentado en el hilo.

Y totalmente de acuerdo, emprender es bastante más que comprarse la mesa de ping-pong.

Buen día !

3 Likes

Primero con tus medios empieza a trabajar y sacar la idea al mercado. Luego tras mucha prueba y error si creas una buena solución real y encuentres un público objetivo adecuado, puede que te caigan las primeras ventas con ese MVP. Con mucha resiliencia, conocimientos y acción. Puede que se abra el camino de tener un negocio con el tiempo.

2 Likes

Totalmente de acuerdo con tu visión. Cuando se cuentan las iniciativas empresariales normalmente se glosa al equipo fundador y por tanto todo son aciertos. Sin embargo, no hay ninguna historia que no tenga sus errores en el camino (fracasos) que forman parte de la misma empresa. Exponerlos permite que sea más fácil aceptar que los fracasos son parte de la construcción y funcionamiento de la empresa,
A veces parece que esa característica que se atribuye (erróneamente a mi parecer) a los jóvenes de falta de capacidad para gestionar la frustración ya esta hace tiempo instalada en los proyectos de emprendedores. Equivocarse, frustrase y superarlo no es parte del juego es EL juego.

3 Likes

No estoy de acuerdo, no creo que el camino sea fracasar y volver a intentarlo, eso se ha vendido mucho en el mundillo startupero, pero para nada lo comparto.
Lo que hay que hacer es validar tus hipótesis antes de lanzarte a lo loco, así no fracasaras, solo descubrirás si tiene sentido lo que estás planteando.

:wink:

@LaSastreriaDigital, no es que se obligue a fracasar … el discurso habla de que hay que afrontar, valorar y aprender el fracaso como parte del aprendizaje. Que nadie acierta a la primera, y efectivamente, hace falta validar hipótesis para darle sentido a las cosas como comentas.

Son las validaciones erróneas, la cantidad de “pivotajes” y los reintentos lo que suman los fracasos de los que se habla, y que son parte del camino.

3 Likes

@LaSastreriaDigital Mi madre, que es muy sabia, me dijo desde pequeñita “tú haz muchas cosas, porque de cada 1000 que intentes, sólo te saldrá una bien”

1 Like

Independientemente de la terminología y mitos de los llamados gurús del emprendimiento y de sus frases lapidarias y consejos, ¿alguien conoce un camino que no sea equivocarse para aprender en nuestra vida, en general? :wink:

4 Likes

Yo no conozco otra forma que el método ensayo-error

3 Likes