Enamorarse de la idea

Obsesionarse y/o enamorarse de la idea y no en la solución es uno de los fallos más habituales que tenemos al inicio cuando estamos emprendiendo.

Piensa que la no lo es todo, solo representa entre 5-10% del éxito final de lo que puede ser tu empresa.

Por lo tanto estudia bien el mercado, el sector y empieza a validar para ver si la hipótesis es la adecuada o por otro lado hay que hacer arreglos para adaptarnos a la solución.

¿Estas de acuerdo?
¿Cuéntanos tu primeros romances con tus ideas de negocio?

5 Likes

Super de acuerdo, cuando te enamoras te ciegas y ese sesgo no te deja ir a donde debes ir sino a donde quieres ir, forzar un resultado por “amor” carece de sentido práctico.

1 Like

El estar obsesionado con la idea, puede hacer que intentes adaptar a los demás a tu idea, en lugar de ser la idea la que se adapte a las necesidades de los demás.

Y esta obsesión impide que se sea flexible, incluso escuchar a los demás. Batacazo seguro! Lo he visto.

1 Like

Yo diría que el problema del romance con tu idea es no darte cuenta que estás enamorado y no estás siéndo objetivo. Yo me lo he preguntado muchas veces a mí misma.

3 Likes

Hola @German !

Creo que es de los sesgos más peligrosos que existen al emprender. Enamorarte de una idea. Algunos factores que creo influyen, y que pueden ayudar a desapegarte y verlo con perspectiva:

  • No juntarte únicamente con personas que validen dicha idea y la refuercen. Pide opiniones totalmente contrarias, que la cuestionen, etc.
  • Pide opinión a gente muy variada, de distintos ámbitos profesionales, sectores, etc para ver si ves patrones, cosas que comparten todos, etc.
  • En lugar de pensar que tú tienes el conocimiento necesario y todas las reflexiones que hacen falta, directamente ve a un “experto” en mercados, marketing, posicionamiento, product/market fit y pídele opinión o contrata una consultoría.
  • Por último, tener un vínculo emocional y de autoestima con emprender es peligrosísimo. Ejemplo: emprendo porque en el fondo me siento un don nadie y quiero destacar y ser famoso. O emprendo porque no me quiero a mí misma y si no tengo éxito y gano mucho dinero, no valgo, etc. Estos apegos emocionales hacen que uno pueda obsesionarse con esa idea. Conozco casos de personas que han estado “años” enrrocadas en eso, y han tardado mucho en darse cuenta porque renunciar a esa idea equivalía a “matar el ego”.

Un saludo!!

1 Like

@davidpalencia gracias por las aportaciones. Muy de acuerdo con lo de tener una visión y opinión de una persona externa. Es bueno salir de la caja.

1 Like