Emprender con amigos y/o familiares ¿qué experiencias tenéis?

Hace sólo una semanas, un emprendedor, de aquellos que hoy en día se denominan serial entrepreneurs me dijo: “Nunca emprendas con amigos ni familiares”.

Eso me dió que pensar porque siempre que he emprendido, o he barajado ideas para emprender, lo he hecho con personas cercanas con las que mantenía un vínculo personal.

Aquellas palabras continuaron dándome vueltas por la cabeza “Nunca emprendas con amigos ni familiares”, pero ¿con quién vas a emprender si no es un amigo de la universidad, un compañero de trabajo o un primo con quien compartes algún interés?.

Haciendo un poco de búsqueda, podemos observar que muchos de los unicornios han estado fundados por amigos o compañeros de trabajo, como por ejemplo:

  • Airbnb: Brian Chesky, Nathan Blecharczyk y Joe Gebbia eran compañeros de piso
  • Dropbox: Drew Houston y Arash Ferdowsi compañeros en el MIT
  • Deliveroo: Will Shu y Greg Orlowski son compañeros de colegio
  • Uber: Travis Kalanick y Garrett Camp eran amigos antes de lanzar Uber
  • Klarna: Sebastian Siemiatkowski, Niklas Adalberth y Victor Jacobsson eran compañeros de universidad

Si muchas de las startups exitosas han sido desarrolladas por fundadores que tenían un vínculo previo a lanzarse a la aventura, ¿puede ser una ventaja conocerse previamente para combinar el conocimiento y la experiencia requeridas para emprender? ¿Considerais que es necesario tener ese vínculo porque es la forma de generar un compromiso entre los cofundadores?

¿Cuál es vuestra opinión?

5 Likes

Tengo muy mala experiencia en esto.
Por un buen amigo invertí un dinero en un proyecto y no solo perdí mi dinero, si no que otras personas de mi entorno al ver que yo invertía, también invirtieron y perdieron su dinero.

Aprendí dos cosas:

  1. No inviertas en un sector que no conozcas de nada. No tenía ningún elemento de valoración.
  2. Invertí en la persona, en el vínculo, y no en su capacidad de gestión, que era nula. Su ilusión y confianza me convencieron.

En mis proyectos personales, al tener yo el convencimiento de que conozco lo que hago, invierto mis ahorros o he llegado a solicitar un préstamo.

La última vez que me dijeron de invertir en un proyecto, pregunté al Ceo si yo pongo 10.000€ cuántos ponía él, y me dijo que ponía horas de trabajo y ya está… unos meses después ese proyecto ya no existía.

1 Like

Invierte en el proyecto, y en las capacidades demostrables del equipo… si son amigos o familiares más o menos directos, no debería influirte.

¿Te da miedo perder un amigo o una relación familiar si el proyecto fracasa? No inviertas ni un euro, porque ya de primeras estás anticipando que si no va bien el culpable va a ser el otro o que va a haber que buscar un culpable sí o si… Esto no va de personas, sino de equipos que ejecutan ideas que resuelven problemas. Y si se fracasa, la culpa es, bien de que la idea no tiene encaje, bien de todo el equipo (los que dirigen y los que ejecutan), bien del momentum…, etc, etc, etc.

1 Like

@fruizbar He compartido tu post con mi círculo de familiares y amig@s que me está ayudando mucho en mi emprendimiento, no a nivel económico si no, de trabajo. Tras leerlo, he sentido un chute de energía y motivación que necesitaba compartirlo con ell@s para que sientan lo mismo.

Gracias a ell@s, el proyecto sigue adelante día tras día, cada vez existe más implicación de más personas y por tanto más confianza en la creación. Comparten la misma ilusión, creen en el proyecto y lo demuestran. Sin duda, cada un@de ell@s formará su propio equipo, es cuestión de tiempo. Yo lo veo y ell@s lo ven también :blush:

Gracias por esta publicación tan motivadora @fruizbar

2 Likes

Gracias a ti por compartirlo. Emprender es duro y el apoyo de familia y amigos es necesario para mantener la constancia y no bajar los brazos cuando llegan los momentos complicados.

Comparte con nosotros cualquier duda que tengas en el desarrollo de tu negocio, estoy seguro que en esta comunidad te pueden dar miles de buenas ideas que te pueden ayudar.

1 Like

Las sociedades nacen de la química entre las personas, de los valores e intereses que comparten, si es familia, amigo o un desconocido es circunstancial.

Lo que si se, por experiencia vivida es que, sea cuál se el vinculo, si no te sientes cómodo desde le día 0 se va a complicar, emprender no es sencillo y si además le sumas malas relaciones pues lo tendrás difícil.

¡Hola @fruizbar, aquí va mi opinión :slightly_smiling_face:!

[Hablo desde mi experiencia] Todos los proyectos que he empezado, siempre han sido con amigos que luego poco a poco hemos ido incorporando gente externa (según las necesidades). Creo que lo fundamental por el bien de las dos relaciones es lo siguiente:

  • Sinceridad total.
  • Tener claro y saber diferenciar la relación profesional y la personal [esto para mi es lo complicado porque lo separa una línea muy fina].

Al final, si esto se cumple, creo que es muy positivo poder hacerlo con alguien cercano, ya que como bien sabemos ningún inicio es un camino de rosas y poder apoyarte en los tuyos que además se extrema la confianza, no tiene precio.

Conclusión: al final da igual lo que te una, cuando se crea una empresa, se crea una relación nueva.

:rocket::rocket::rocket:

2 Likes

Hola fruizbar.

Yo creo que los problemas que surgen al hacer negocios con la familia o los amigos es un problema derivado de la forma de ser que tenemos.

Como todo en esta vida hay formas de ser complementarias entre ellas y otras que se vuelven tóxicas.
Que te lleves bien con tu hermano por ejemplo no quiere decir que vayáis a poder sacar una empresa adelante. Porque una empresa es un entorno muy diferente a lo que puede ser la vida del día a día.

Pienso que todos esos ejemplos que has puesto y muchos otros, han triunfado no por ser familia o amigos o por conocerse mucho el uno al otro, han triunfado porque tenían formas de ser y de pensar compatibles en cuanto a negocios.

Hola @fruizbar !

Yo, por experiencia personal en mi familia y por la mía propia individual como gestor de un negocio, creo que pueden ocurrir solo 2 cosas:

  1. O bien funciona bien gracias a esa familiaridad, cercanía, conocerse, etc.
  2. O bien es un desastre monumental y destruye relaciones.

Yo personalmente, por lo que he vivido, diría que mejor no mezclar los negocios y lo personal, lo tengo muy claro. Por varias razones:

  • El tema dinero siempre trae de cabeza a muchas personas. El patrón dinero, aversión al riesgo, creencias, etc que tenga cada uno puede ser muy distinto, y cuando hay problemas de dinero los humanos nos volvemos más “animales” primarios. Esto puede dar lugar a problemas muy gordos, discusiones, sacar las cosas de contexto, etc.

  • A menos que seas asertivo y la otra persona tenga la inteligencia emocional y auto-crítica como para tomarse las cosas de forma objetiva, tener que “cantarle las 40” a un familiar, pareja, etc no es lo mismo que hacerlo a un empleado, que al fin y al cabo no le debes tanto. Hay gente que no sabe separar lo personal de lo profesional, se toman las críticas como ataques personales, etc.

  • Está en la naturaleza del emprendimiento que haya altibajos, montañas rusas emocionales, periodos donde todo va bien y otros donde hay más sequía, etc. Esto puede generar muchas fricciones y mal rollo con alguien a quien quieres, que te importa, etc.

  • (Creo) que un buen gestor debe serlo de forma objetiva y racional, y a veces puede ser que la mejor decisión para el negocio implique echar a tu pareja, o familiar, etc, recortar su sueldo, hacer sacrificios, etc. Ejemplo: la empresa tiene costes fijos muy altos, hay recesión, tenemos poco margen de maniobra a nivel de flujo de caja. Hay que echar a alguien. ¿Cómo le dices a un hermano, primo, a tu marido, que hay que recortar? Yo no quiero tener que pasar por esa tesitura.

  • Tomar decisiones en base a emociones no me parece un plan muy sensato cuando la viabilidad de un negocio depende de las cifras, ratios, etc. Dejarte llevar por lo que sientes por esa persona puede nublarte (no ver si realmente vale o lo ves con buenos ojos, no ser objetivo, tomarte más a pecho algo que no lo sea, etc).

  • Dentro de esta opinión, diría que si además es “pareja”, es decir, “relación sentimental”, el peligro es mucho más alto. Índice de divorcios hoy en día, parejas que rompen, que se cansan del otro, etc, lo veo altísimo el riesgo como para montar el negocio, los pilares de un activo, etc con esa pareja. Creo que los lazos con la familia son más “robustos” (aunque puedas acabar enfadado con tu padre, no deja de ser tu padre, al final la relación aguanta más que si era una pareja pasajera, o no tenías hijos, etc).

En fin, se me ocurren 200 razones. Obviamente esto dependerá de cada persona, su personalidad, creencias, forma de ver las cosas. Yo puede que para algunas cosas sea un poco “dicotómico” (de blancos o negros, o de ser muy tajante para evitar problemas). Solo trabajé con mis mejores amigos unos meses, y cuando vi que mi amistad podía verse afectada por los posibles roces del día a día del negocio, me dije a mí mismo “si te importa este amigo, por dios no lo metas en esto. Prefiero mantenerlo como amigo”.

Espero que haya ayudado!

1 Like

Bievenido @GuillemMF a participar en Exedra

1 Like

Totalmente de acuerdo de que es un gran riesgo para una startup una relación sentimental entre los fundadores y puede ser un deal breaker para mucho inversor.

1 Like