El contexto que viene con el nuevo año 2022

Antes de empezar, feliz año 2022 a todxs!!! No voy a traer malos augurios para este nuevo año que empieza! Pero me gustaría compartiros mi opinión, a quien le pueda interesar!

Digan lo que digan los medios de comunicación, nuestros gobernantes y los “supuestos expertos”, este año 2022 va a ser difícil para todos porque:

  • se avecina una recesión económica profunda (debida esencialmente a haber “cerrado en falso” la anterior crisis del 2008),
  • el Covid no nos abandonará y seguirá condicionando la economía,
  • y los ciuidadanos en general estamos aún demasiado perplejos, cansados y/o estresados de esta situación, después de un par de años de incertidumbre y, por qué no, también de miedo!

Seguramente no digo algo que tú no sepas! Tampoco alimentaré los rumores que baticinan que todo esto que hoy vivimos estaba convenientemente preparado, a lo que algunos le llamaron “El Gran Reset”! Ni lo negaré con “la luz de gas” que están creando los gobiernos de todo el mundo para distraernos o, por qué negarlo, engañarnos ante una situación más complicada que la que admiten, al menos públicamente!

Pero ya sabes que uno de los requisitos que debe buscar un emprendedor es ser (y sentirte) útil para alguien más y/o mejorar algo ya existente! Y si algo traen estos momentos de crisis son oportunidades: la crisis económica y los efectos socio-económicos-sanitarios del Covid-19 son claras evidencias de lo mucho que aún queda por hacer y para cambiar las cosas (y me niego a decir “volver a la normalidad”, “la nueva normalidad” o similar, porque lo de antes no era normal)!

Basta que mires a tu alrededor para que te des cuenta de las necesidades imperiosas que día a día van surgiendo, motivado por todo lo mencionado, entre otras:

  • negocios de restauración (HORECA, en general) confinados por periodos intermitentes;
  • escuelas infantiles con confinamentos temporales, alternando con educación on line;
  • empobrecimiento paulatino de la población (aunque los políticos afirmen que hemos ahorrado con el Covid) ante una inflación disparada, una crisis energética y de materias primas, sin precedentes y a nivel mundial, una devaluación constante de nuestras “monedas legales” y de la consecuente pérdida de valor adquisitivo;
  • restricciones en lugares y eventos públicos, por el Covid;
  • los centros sanitarios (y sobre todo, su personal, en general) colapsados cada cierto tiempo, mientras aparecen en escenas otras “cepas nuevas” del virus;
  • problemas de movilidad entre ciudades, regiones o países;
  • secuelas sociales de todo lo hasta aquí expuesto…

Todo un panorama! Ya ves que oportunidades existen tantas como necesidades! Ya ves que he obviado la tranquilidad que nos intentan transmitir los gobernantes y sus medios de comunicación, o bien su “luz de gas” para mantenernos permanentemente distraídos, ya sea la vuelta del emérito, las estadísticas falseadas, los “falsos expertos” que cobran por mentir, la supuesta recuperación económica, los esperados fondos de la UE que “digitalizarán el mundo y lo harán medioambientalmente más sostenible” (una contradición más) pero que ya sabemos todxs a dónde llegarán… y esa miles de palabras vacías que llenarán los informativos de la prensa, radio y Tv!

Pero tranquilx, no es un panorama tan desolador ni eterno, no temas! Ni me taches de fatalista! Hay mucho por hacer y eso son oportunidades, siempre…aunque exigirá sin duda creatividad, firme propósito y pasos decididos, aun con la posibilidad de equivocarte! Y, puestos a pedir, solo añadiría responsabilidad y sentido común! ¿Te suena familiar todo esto? ¿No crees que ese es ya el equipaje de cualquier emprendedor, desde siempre? ¿“La necesidad crea el órgano”, como decía Darwin?